12/27/2015
0
¿Un tecito?
                          Sí, pero que sea verde.

  Esto es lo que debes de responder cada vez que te ofrezcan una infusión, ya que investigadores de la Universidad Médica Militar en Chongqing, China, descubrieron que la bebida ayuda a generar nuevas células cerebrales relacionadas con la memoria y el mejor aprendizaje.

  La investigación fue publicada por la revista Nutrition Molecular & Food Research en la que se suma la construcción de huesos más fuertes y que potencialmente lucha contra el cáncer de próstata.

  El equipo de investigación del profesor Bai se concentró en el EGCG (galato de epigalocatequina-3), una propiedad fundamental de té verde.

  Los investigadores han sabido por mucho tiempo que el EGCG es un potente antioxidante y los científicos chinos querían ver si el compuesto natural tiene un efecto específico, beneficioso contra las enfermedades degenerativas relacionadas con la edad, especialmente las que causan problemas en la función cerebral.

Su trabajo mostró que el EGCG aumenta la producción de células progenitoras neurales. Estas células se pueden convertir en diversos tipos de células que podrían aumentar la memoria o el aprendizaje espacial.

Para comprobar su descubrimiento los científicos realizaron pruebas en dos grupos de ratones de laboratorio.

Los científicos descubrieron que los ratones que habían bebido el EGCG del té verde necesitaron mucho menos tiempo para encontrar la plataforma oculta.

En pocas palabras: EGCG mejora el aprendizaje y la memoria, mejorando el reconocimiento de objetos y la memoria.
Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO