12/23/2015
0
Diseñan un chaleco que, cuando se activa con un mordisco, por ejemplo, emite mensajes complejos.

Científicos de la computación de Georgia Tech (EE.UU.) han diseñado chalecos tecnológicos para perros que se activan con un mordisco o con un toque de morro, y que pueden emitir mensajes en lengua humana o enviar un mapa GPS. Podrían usarse en búsquedas de personas desaparecidas, entre otras aplicaciones.

Melody Jackson obtuvo su doctorado en Ciencias de la Computación en Georgia Tech, el Instituto Tecnológico de Georgia (Atlanta, EE.UU.) en 1998 y ha entrenado a perros de asistencia durante casi 20 años. Ahora está juntando sus dos pasiones, las computadoras y los perros.

El equipo de investigación de Jackson, que incluye al profesor Thad Starner y al investigador Clint Zeagler, ha creado chalecos de alta tecnología para perros en un proyecto llamado FIDO (Facilitar las Interacciones a Perros con Ocupaciones, por sus siglas en inglés). Los chalecos están equipados con sensores, y algunos se activan con la mordedura del perro, otros cuando acerca el morro a un sensor de proximidad. Una vez activados, los sensores pueden enviar o bien señales sonoras o bien notificaciones de texto a un teléfono inteligente.

"En la actualidad, los perros sólo pueden comunicarse con la gente con sus ladridos o mediante el lenguaje corporal. A veces eso no es suficiente", dice Jackson, profesora asociada en la Escuela de Computación Interactiva, en la web de la universidad. "Los sensores pueden darles una "voz" que nunca han tenido."


Por ejemplo, Jackson está trabajando en demostraciones de búsqueda y rescate en laboratorio. En el mundo real, los perros que buscan una persona desaparecida pueden buscar solos, olfateando un olor. Una vez que encuentran a alguien, deben dejar a la persona, regresar a su entrenador, y a continuación, dirigir el grupo de búsqueda de nuevo a la persona. El proceso podría ser más fácil y más rápido con la tecnología FIDO.

"Cuando un perro encuentra una persona desaparecida, podría activar el sensor que envía un mensaje de texto al teléfono del entrenador y crea un mapa GPS", explica Jackson. "El perro podía quedarse con la persona o continuar buscando a otras."




Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO