12/29/2015
0
1. Los leones de Njombe: Sucedió en 1932, en Tanzania, cerca de la ciudad de Njombe. Una gran manada de leones cometió una brutal matanza, llevándose consigo la vida de 1,500 personas (algunos dicen que más de 2.000). George Rushby, un cazador famoso, puso fin a los ataques. Mató a 15 leones, y el resto de la manada finalmente abandonó la zona, poniendo fin a la pesadilla.
2. Tom dos dedos: Este cocodrilo americano macho de 4.5 metros de largo, que perdió todos los dedos de las patas en su “mano” izquierda, menos dos, se hizo tristemente célebre por matar a muchas personas por los pantanos entre la frontera de Alabama y Florida durante los años 20. Al parecer seguía vivo en los años 80 y nunca fue capturado.

3. Kesagake: Es el oso más brutal en la historia que asoló el pueblo de Sankebetsu, Hokkaido, en 1915. Mató a niños, mujeres embarazadas y ancianos. Un famoso cazador de osos finalmente mató a Kesagake el 14 de diciembre de ese año. El oso era de casi 3 metros de altura y pesaba 380 kilos. El pueblo fue abandonado en su totalidad.

4. El Tiburón de New Jersey: Estos ataques de tiburones tuvieron lugar en 1916. Todo ocurrió a lo largo de la costa de Nueva Jersey y la primera víctima fue Charles Vansant. Años después los científicos afirmaron que los ataques fueron probablemente obra de un tiburón toro.

5. El oso de Mysore: Aunque los osos suelen ser animales muy perezosos, estos animales suelen mutilar a muchos seres humanos en la India cada año (uno por semana según algunos informes) y rara vez se comen a sus víctimas.
Hay algunas leyendas muy extrañas acerca de los orígenes del oso asesino de Mysore, que atacó a tres docenas de personas. El animal fue finalmente muerto por Kenneth Anderson, un famoso cazador.
6. La Bestia de Gevauden: Esta bestia (algunos afirman que en realidad eran dos) aterrorizó la provincia francesa de Gevauden desde 1764 hasta 1767. Aunque a menudo se afirma que era un inusual y enorme lobo, la verdad es que nunca fue identificada.
Se dice que era más grande que un lobo, con una coloración rojiza y un olor insoportable, así como los dientes más grandes que los de un lobo normal. La criatura mató a su primera víctima, una niña, en junio de 1764. En total, 210 seres humanos fueron atacados; 113 víctimas murieron, y 98 fueron devorados.
La bestia logró evadir cazadores e incluso al ejército, pero fue muerta en 1767 por el cazador local Jean Chastel. La leyenda cuenta que Chastel usó una bala de plata para matar a la criatura, pero esto es un mito.
7. Los demonios de la oscuridad: En 1898, los británicos comenzaron la construcción de un puente ferroviario sobre el río Tsavo en Kenia. Durante nueve meses, trabajadores ferroviarios se convirtieron en el blanco de dos leones devoradores de hombres.
Estos leones eran enormes, medían más de 3 metros de largo y eran muy agresivos. El ingeniero jefe a cargo del proyecto ferroviario, John Henry Patterson, cazó al primero en diciembre de 1899, y dos semanas más tarde, disparó y mató el segundo. Para entonces, los leones habían matado a 140 personas.
Patterson también encontró la guarida de los felinos, una cueva cerca de la orilla del río Tsavo, que contenía los restos de muchas víctimas humanas, así como piezas de ropa y adornos. Esta cueva todavía existe hoy en día y, aunque muchos huesos han sido exhumados, se dice que muchos aún permanecen en el interior.
8. El Leopardo de Panar: El más mortífero de todos los tiempos fue el leopardo Panar. Este leopardo macho vivió en el área de Kumaon en la India a principios del siglo XX, en la provincia de Panar, donde mató a más de 400 personas.
Finalmente fue muerto por el famoso cazador y conservacionista Jim Corbett en 1910. A pesar de que el leopardo de Panar era el más famoso de todos, había otros que eran más temidos. El devorador de hombres de Kahani, por ejemplo, mató a más de 200 personas, y el devorador de hombres de Rudraprayag, que atacó a los peregrinos en ruta a un santuario hindú, mató a 125 personas.
9. La Tigresa de Champawat: Durante el siglo XIX, la región nepalí cerca de los Himalayas fue aterrorizada por una tigresa de Bengala que había sido baleada por un cazador. Ella había escapado, pero la bala había roto dos de sus colmillos. En el dolor constante, se sintió incapaz de cazar su presa habitual, por lo que se volvió una devoradora de hombres.
Pronto, el recuento de víctimas de la tigresa alcanzó 200. Cazadores fueron enviados a matar a la bestia, pero era demasiado astuta y rara vez fue vista por ellos. Finalmente, el gobierno nepalí decidió que el problema era lo suficientemente grande como para enviar el Ejército Nacional. Sin embargo, la felina fue obligada a abandonar su territorio y cruzar la frontera con la India, hacia la región de Champawat donde continuó con sus depredaciones. Finalmente, Jim Corbett puso fin a su reinado en 1911.
10. Gustave: En África, Burundi fue asolado por el mayor devorador de hombres de nuestro tiempo, un cocodrilo del Nilo macho que mide 6 metros de largo y pesaba alrededor de una tonelada. Según las estimaciones, mató a más de 300 personas. Aunque todavía está vivo y activo, el cocodrilo (apodado “Gustave” por el naturalista Patrice Faye) ya se ha convertido en una leyenda.
Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO