11/04/2015
0
Por : Gregorio Prieto

El consumo de suplementos alimenticios transgénicos ya comenzó a ocasionar la muerte de ganado, y al menos dos casos, que se presentaron en Jiménez, ya fueron documentados.

En entrevista, el ingeniero zootecnista Manuel Antonio Cano Villalobos, miembro de las organizaciones Fundación por la Salud Física y Mental, Ranchos Orgánicos y Ecológicos de Norteamérica y de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad, detalló que él es uno de los afectados, puesto que el año pasado dos de sus becerros murieron por el consumo de transgénicos.

“Soy ganadero, aparte del activismo social, y documenté dos casos de malformaciones congénitas en mi ganadería naciente del uso de harinolina transgénica, que es el único suplemento alimenticio que utilizo. Uno es macrocefalia, que es el crecimiento del cerebro, y una hidrocefalia; fueron dos becerros que no alcanzaron a sobrevivir, nacieron, pero luego murieron. Tuve cuatro casos, hablamos de un 6% del porcentaje de pariciones que nacieron con defectos congénitos de este tipo”.

Mencionó que tradicionalmente ha utilizado los mismos insumos, pero hace cuatro años les cambiaron el algodón nativo del estado por algodón transgénico, y el suplemento viene de ahí.

Resaltó que todos los algodoneros del estado comenzaron a sembrar transgénicos; “es por ello que nos afectó a los ganaderos e incluso a la industria que utiliza el algodón, como recientemente lo ha confirmado un estudio de Argentina, que determinó que en los cotonetes, las toallas femeninas y gasas estériles médicas se encuentran restos del glifosato del agroquímico”.

“Toda esta promoción protrasgénicos obedece a los intereses de las compañías de vender más sus productos y monopolizar el mercado de las semillas, toda vez que están pagando a mejor precio la semilla transgénica en comparación con la semilla convencional nativa, con la finalidad de desplazarla y apoderarse del mercado total. Aparte están cocinando en el Senado una iniciativa de ley para evitar que el agricultor siembre o intercambie sus semillas con otros si no las tiene debidamente registradas”, mencionó.

Señaló que lo anterior va a representar un desplazamiento casi total de las semillas nativas y de la forma en como muchos agricultores van a volver a resembrar, puesto que van a tener que comprarle a las compañías transgénicas.

El profesionista dijo que conserva las partes de los órganos internos de los animales para mandarles a hacer pruebas donde sea necesario.

“Hablé con la UNAM el año pasado y les expuse esto, estuvimos en dos cursos empujados o promovidos por la Unión Europea, que quieren que les produzcamos carne ecológica, y les expuse este caso; sin embargo, me dijeron que se necesitan laboratorios sofisticados para lograr determinar cuál fue la causa. “Sí podemos encontrar restos de glifosatos, mas no determinar qué fue la causa; nos basamos en un estudio que salió hace dos meses en Argentina”, dijo.

El suplemento alimenticio lo adquirió en la empresa Capitán y un vecino que también utiliza un alimento balanceado que contiene arinolina sufrió la misma situación con alguno de los animales.

“Hace dos años tuve una reunión con el Gobernador del Estado y le hice ver lo riesgoso que es la autorización y el uso de los transgénicos, y él me comentó que se estaba valorando todo eso, que no se descartaba una parte ni la otra”.

Resaltó que también le propuso el utilizar carne ecológica, al igual que con ganaderos, pero esa iniciativa no tuvo el eco necesario.

“También sostuve una plática con la Unión Ganadera para que busquen la producción de carne ecológica, que se evite la carne de engorda, incluso di una conferencia en el Cimav sobre este tema aduciendo a que se está compitiendo con los granos que están consumiendo los animales, encareciendo el producto, contaminando también la salud de los consumidores, porque la agricultura industrial y la transgénica requieren de más tecnología e impacto ambiental, y pues todo ello contribuye más al calentamiento global”.

Expuso que en México se dio por parte de la Suprema Corte de la Nación una sentencia que impedía la producción de maíz transgénico en el país, pero ahora surge un grupo protrasgénico naciente en Chihuahua, que ha engañado a otro tipo de personas, como a los ganaderos, aduciendo que con una siembra propia de transgénicos en el estado van a disminuirse más en precio y ello les va favorecer; “pero sucede que para la ganadería, al igual que para la salud humana, es altamente contraproducente y nociva”, recalcó.

Destacó que la propuesta con la Unión Ganadera era el consumo mínimo de suplementos no producidos en el rancho, organizar bien las ganaderías o ranchos ganaderos, y que de ahí nazcan los alimentos necesarios para los animales, y evitar comprar maíz y arinolina para suplementar el ganado, porque eso revoca escasez y encarecimiento del grano.

“Pero ahora el riesgo que tenemos es que este grupo protransgénico que nació en el estado también involucró a los ganaderos, quienes ignoran los defectos que provocan en las crías o ganaderías. Lo grave es que nazca una iniciativa fuerte donde se logre autorizar la siembra de maíz transgénico. No es un beneficio para la sociedad, no hay mayor productividad, eso no es cierto, se ha comprobado que las mejores semillas con el mejor sistema de siembra producen lo mismo o más que los transgénicos”.

Resaltó que los ganaderos del sur del país son más cultos que ellos, más unidos, pues forman un blindaje que ha logrado que se impida la siembra de esos transgénicos, incluso Yucatán ya se manifestó junto con su Gobernador para impedir la siembra de soya y maíz transgénico.

Explicó que el agroquímico compatible con todas las semillas transgénicas, llamado glifosato, en combinación puede ocasionar una serie de enfermedades. Actualmente están documentadas 25 que se pueden desarrollar en la población.

“En México se ha detectado por la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad que nos provoca alteración hormonal, daños al sistema inmunológico, cáncer, diabetes tipo dos, desequilibrio de las bacterias del intestino y daños en nuestro ADN”, agregó.

Añadió que lo grave es que a medida que pasa el tiempo se está utilizando mayor número de semillas transgénicas para consumo humano, y actualmente se importan miles de toneladas para consumo animal y productos altamente concentrados, como croquetas de perros.

“Sucede que Maseca y Micsa también están tomando parte de ese maíz transgénico importado para la elaboración de la harina para hacer tortillas que consumimos, aproximadamente en una cuarta parte. Esto se debe a la competencia que hay, las engordas de ganado son las culpables, porque compiten por el consumo de granos con los humanos, y ello hace que los volúmenes producidos sean insuficientes para los humanos; esto provoca la importación masiva de los transgénicos, pero una de las formas de evitar esa competencia por el grano es que volvamos a consumir la carne de pastizal, carne directa del campo, que eliminemos por completo la carne de engorda, aparte que es altamente nociva”.

Este año, dijo, se hizo una investigación científica por parte de universidades de Hungría, Dinamarca, EU e investigadores independientes con más de mil muestras humanas, donde encontraron fragmentos enormes en el ADN de los transgénicos en la orina, sangre, leche materna y en tejidos de carne de animales alimentados con dietas basadas en transgénicos. Lo encontraron en la fructuosa, que se utiliza en las bebidas endulzantes, jugos y refrescos, que proviene del maíz transgénico.

En una breve explicación, recalcó que los transgénicos no solamente afectan a los consumidores, impactan más lo que viene siendo la biodiversidad porque se recombinan con todos sus congéneres nativos que encuentren en la naturaleza y luego producen una desertificación, porque el uso masivo del glifosato, el agroquímico, ya no se aplica en las mismas cantidades que originalmente se utilizaban, sino que ya dio origen a otras hierbas nuevas más resistentes a ese producto y se ven en la necesidad de aplicar grandes dosis. Antiguamente se utilizaban una o dos veces la aplicación de este herbicida y ahora ya lo hacen aproximadamente cada diez días.

“Impacta también en que no es volátil, sino que queda en los ecosistemas en aproximadamente en un 70% y todo ello va a dar a todas las fuentes de agua, destruyendo insectos benéficos, como las abejas y mariposas, y es un depredador por todos lados donde se utilice”.


http://www.omnia.com.mx/noticias/primeras-muertes-de-ganado-en-jimenez-por-suplementos-derivados-de-transgenicos
Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO