9/03/2015
0

Es un de los mas bellos ejemplos de arquitectura sostenible y cómo el hombre puede vivir en paz con la naturaleza, a pesar de todo. Meghalaya, India, es un lugar frecuentemente devastado por las lluvias torrenciales, que llegan a los 15 metros cúbicos por año. Así que los habitantes decidieron que en lugar de construir puentes, que las crecidas del río se llevaba por delante, los harían crecer.
Estos puentes hechos tejiendo cuidadosamente las raíces de los arboles se fortalecen con los años. El proceso se realiza con las raíces del Ficus elastica, una especie de higuera, que los lugareños plantan a orillas de los ríos. Al tratarse de una estructura viva,  por si mismos se hacen cada año que pasa más fuerte y resistente llegando a soportar más de 50 personas.
La región es uno de los sitios más húmedos en el mundo y es conocida por sus ríos tormentosos y fuertes lluvias capaces de destruir un puente convencional.
LivingBridges6
El proceso de creación de estas verdaderas obras de arte se transmite de generación en generación. Un puente puede tomar entre 10 a 15 años para convertirse en completamente funcional. Después de eso, duran mucho en la zona hay puentes vivos con más de 500 años de antigüedad y siguen siendo utilizados a diario por los lugareños.
LivingBridges10 LivingBridges8 LivingBridges7 LivingBridges2 LivingBridges1 LivingBridges3 LivingBridges5
Cuando el ser humano trabaja con la naturaleza, pueden salir cosas grandiosas como esta sin destrozar todo como cuando solo utilizamos la naturaleza como un mero recurso.


Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO