9/17/2015
0

La paranoia que anida en gran parte de la sociedad estadounidense aparece periódicamente en las situaciones más dispares. Un chaval amante de la electrónica se monta un reloj y lo lleva a clase para enseñarlo a sus profes. Al ver el artefacto, piensan que es una bomba, llaman a la Policía y se llevan al chico esposado a comisaría. Esperpéntico.

Tiene 14 años, una gran habilidad para la electrónica y la robótica, y fue detenido por fabricar un reloj. Ahmed Mohamed quería demostrar a sus profesores sus conocimiento de electrónica con un reloj que había montado y que llevó a su instituto en Irving, Texas. Este martes, el muchacho ha sido puesto en libertad sin cargos. La detención ha generado masivas protestas en las redes sociales.

Nada más llegar al centro el pasado lunes, uno de los profesores vio el aparato y, creyendo que se trataba de una bomba, avisó a los responsables del instituto que, a su vez, llamaron a la Policía. Poco después, Ahmed Mohamed abandonaba el Instituto esposado camino de un centro de detención juvenil.

Según recoge la BBC, las autoridades policiales aseguran que el adolescente podría ser acusado de fabricar una bomba falsa, a pesar de que Ahmed advirtió a todo el mundo de que se trataba de un reloj. Nada más conocer la detención del joven, su padre mostró su temor a que todo se debiera al origen musulmán de su hijo. El Consejo de Relaciones Américo-Islámicas ya ha anunciado que estudiará el caso.

El director del instituto, Daniel Cummings,ha enviado una carta a las familias resaltando que "siempre tomaremos las medidas necesarias para mantener nuestra escuela lo más segura posible". Ahmed Mohamed mantiene que siempre advirtió de que se trataba únicamente de un reloj, y acusó a Cummings de haberle amenazado con la expulsión si no firmaba una confesión.


La historia de este adolescente ha volado por las redes sociales, donde entienden que Ahmed no hubiera sido musulmán no lo habrían detenido. El presidente de EE UU, Barack Obama, le ha invitado a través de Twitter a llevar le reloj a la Casa Blanca, y el fundador de Facebook, Marck Zuckerberg, ha afirmado en su perfil que "tener la habilidad y la ambición para crear algo genial debería ser motivo de aplauso, no de arresto".

Tras comprobar que el artefacto era simplemente un reloj cuyo funcionamiento no entrañaba peligro alguno para la seguridad nacional, la Policía lo puso en libertad sin cargos, y el instituto ha tenido que anular la expulsión durante tres días que le había impuesto.


Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO