5/16/2014
0

En un día soleado en el comienzo mismo de este milenio, un francés loco se encontró en el desierto de Sinaí. Después de algunas bocanadas de un "humo mágico" se preguntó - ¿cómo es que no hay salas de cine en el medio del desierto?

Él voló de vuelta a París y consiguio un poco de dinero, después fue a El Cairo para comprar asientos antiguos originales y equipo de proyección de un viejo cine. Luego regresó al Sinaí, con un generador de electricidad y un tractor para levantar la pantalla que era como una gigantesca vela.

Ahora todo estaba más o menos listo para el estreno. Sólo olvidó un detalle, fue que este bonito desierto esta en Egipto. País en el que las autoridades locales no están demasiado contentas con tanto entusiasmo y espíritu, sobre todo si se trata de un francés loco ...

En la noche del estreno todo fue "accidentalmente" mal, su generador de electricidad fue saboteado y la película nunca se proyectó en "el cine del fin del mundo".


Así que ahí está - un monumento de otra realidad y el tiempo...


Ver mapa más grande



Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO