5/04/2014
0
Un nuevo descubrimiento realizado en la Universidad de Maryland parece dar una clave para responder a esta pregunta.

¿Es la Tierra es un organismo vivo?

Parece que algunos científicos quieren desbloquear las interacciones entre los organismos hasta ahora ocultas en los oceanos, la atmósfera y las interacciones tierra - que podrían proporcionar pruebas que apoyen esta teoría popular, que Gaia es un ser vivo.

La búsqueda de vida en otros planetas en el sistema solar ha dado lugar a una sorprendente teoría acerca de la naturaleza del planeta Tierra que pone la ecología en el primer plano. Jim Lovelock, el científico británico, investigador de la NASA, tuvo la tarea de estudiar los procesos físicos y químicos que tienen lugar en los planetas del sistema solar, para tratar de detectar posibles signos de vida.

Uso la Tierra como un punto de referencia, Lovelock se mudó en algún momento de su propia atención a la observación de la Tierra, en la que los fenómenos de tipo constantes y lineales en Marte y Venus - como la producción de ciertas sustancias en las reacciones químicas -que en la Tierra son muy anormales, como si estuviera gobernado por una especie de control interno con la tarea de mantener condiciones constantes y uniformes de vida.

Hay una relación delicada en la atmósfera - por ejemplo - entre el metano y el oxígeno, cuando disminuye la cantidad de metano en acción ciertos insectos pueden producir exactamente lo que falta, cuando se restablece el equilibrio, disminuye la población de estos insectos.

Hipótesis Gaia, que a lo largo de las líneas científicas, teniendo en cuenta el hecho de que la Tierra es un organismo vivo autorregulado.

El último capítulo del libro que explica su teoría, Lovelock se entrega a algún tipo de consideración filosófica, y sugiere una imagen: si el planeta es un cuerpo, ¿cual es el papel del ser humano?

Tal vez el sistema nervioso, que tiene la tarea de coordinar el buen funcionamiento del conjunto.

Por tanto, hipótesis Gaia ha convertido en el punto de referencia para muchos ecologistas y todos aquellos que se sientan parte íntima de un conjunto aún más amplio de toda la humanidad, un grupo que también incluye a todo el planeta en lo que puede considerarse como una parte integral de nosotros mismos. La idea de que la conciencia está despertando a una mayor atención y sensibilidad hacia el medio ambiente del cual somos parte.

A principios de los sesenta el químico británico James Lovelock (junto con el biólogo estadounidense Lynn Margulis) conciben la tierra como un solo sistema fisiológico, y llamamos a esta hipótesis Gaia (con una deformación del griego gea = tierra).

La entidad viviente

De acuerdo con este punto de vista los organismos vivos, la atmósfera, el medio ambiente terrestre, son un todo integrado, un solo superorganismo en el que la actividad de los vivos modificados aspectos físicos, y éstos a su vez afecta a la evolución y el mantenimiento de la vida en el planeta .
Gaia se puede definir como un sistema complejo cuyos componentes son seres vivos y su entorno material incluye la atmósfera, los océanos y la superficie de las rocas.

Es un sistema que ha desarrollado y sigue desarrollando con un proceso evolutivo que consiste en los seres vivos y su medio ambiente al mismo tiempo. Los organismos afectan el medio ambiente y esto afecta a las formas de vida. En tal sistema, el clima y la composición química se ajustan automáticamente (auto-regulación) de permanecer siempre en un estado favorable a la vida; este auto se dio cuenta de que el sistema evoluciona, sin responder a ningún presupuesto del proyecto y sin un propósito particular.

Gaia es un superorganismo capaz de regular la no-vida a la vida. Una clara demostración de la existencia de Gaia sería el mismo ambiente descrito como "poco probable" de Lovelock.

El aire que respiramos es en realidad una mezcla de gases altamente reactivos. En su composición es oxígeno esencial para la vida, pero junto con el metano, que reacciona con el oxígeno en presencia de luz solar para formar dióxido de carbono y agua.

La tasa de metano puede permanecer constante, porque este gas se repone por organismos metanogénicas que producen alrededor de 500 millones de toneladas por año. Si la vida desaparece de repente de la Tierra, todos los elementos químicos que componen la superficie de la Tierra, los océanos y la atmósfera reaccionan entre sí para agotar todas las reacciones posibles. El planeta se convertirá en demasiado caliente, árido y apto para la vida.

Lovelock argumenta que las condiciones físicas y químicas de la superficie de la tierra, la atmósfera y los océanos se han hecho y están siendo continuamente hecho apto para la vida gracias a la presencia de la vida misma. Así que el ambiente con su composición actual puede ser considerado un producto del metabolismo de Gaia, el resultado de un activo intercambio de gases con los organismos vivos.

Incluso el suelo se origina en la vida. En cada centímetro cúbico de la tierra hay miles de millones de organismos microscópicos:. La capa superficial de las bacterias del suelo son fotosintéticos y la fijación de nitrógeno, hongos, moho, y una multitud de invertebrados

Sin vida no habría tierra tal como la conocemos, pero los cuerpos rocosos sólo inertes . De acuerdo con las hipótesis Gaia grandes estructuras de la corteza terrestre no sólo sería el resultado de procesos endógenos y las mecánicas, sino también los biológicos.

Desde que se formó, la corteza sólida está constantemente siendo remodelado por la acción del aire y de la ' agua que se logra a través de la erosión, la sedimentación y la formación de suelo y de hielo. Y esta acción está influenciada por organismos que viven para inducir cambios en la composición y las características termodinámicas de la atmósfera y los océanos viven.

Además cuerpos también tienen un papel directo en estos fenómenos geológicos exógenos. Lovelock y Margulis toda la materia viva en la Tierra, desde los virus hasta las ballenas y sequioe, debe ser considerado como una sola entidad viviente capaz de mantener la atmósfera de la Tierra, en la forma adecuada a sus necesidades.

Esto contrasta con la visión convencional de que la hipótesis de que la vida se ha adaptado a las condiciones del planeta y que la vida pudo surgir en la Tierra y en el sistema solar en otro lugar, ya que sólo existían las condiciones adecuadas en la Tierra.

Explique Gaia para el físico estadounidense Jerome Rothstein recurre a una analogía con la secuoya gigante (Sequoia gigantea)
de estos árboles, que se distribuyen a lo largo de la costa oeste de América del Norte, son los más grandes y en la actualidad existen organismos más longevos: a menudo excederá de mil años de edad, pesa más de 2.000 toneladas.
Aproximadamente el 97% de su cuerpo, está hecho de sustancia no vivos, en el sentido de que ya está muerto la madera del tronco y la corteza.
Las únicas partes de una secuoya formados por células vivas son el cambio, una capa anular delgada que envuelve la madera y se encuentra debajo de la corteza, hojas, flores y semillas.

Cómo una secuoya también Gaia, es decir, la Tierra, está constituida por una gran masa de material muerto con una capa delgada de los organismos vivos inserta en una carcasa d ' aire.

Sus obras Lovelock y Margulis dediquen especial atención a la tendencia humana a degradar el medio ambiente para satisfacer sus necesidades. Gaia reacciona a los cambios inducidos por el hombre, pero sus respuestas obedecen las leyes de la cibernética y tiempo de respuesta son los de los sistemas de captación, que es extremadamente larga.

Dicha lentitud no nos permite entender con bastante rapidez si las cosas tienden lo peor. Antes de darnos cuenta, la situación del medio ambiente puede empeorar de forma peligrosa, y debido a esta lentitud (inercia) en las respuestas que caracterizan el sistema, no podemos hacer nada para remediar de manera efectiva en un corto tiempo.

Después de un período de indiferencia, como los años ochenta, la hipótesis Gaia comenzaron a alimentar un debate estructurado entre los científicos, mientras que sus defensores continúan produciendo evidencia para apoyar su teoría.

En cualquier caso, la teoría de Lovelock y Margulis tiene el mérito de haber planteado una cuestión importante hasta ahora descuidado por los estudios ecológicos:. El papel de los seres vivos en la regulación de su entorno.

Daisylandia

Daisylandia es un planeta hipotético, imaginado por Lovelock, con del mismo tamaño que la Tierra y orbita alrededor de una estrella que se encuentra a la misma distancia que separa el Sol de la Tierra. Este planeta está poblado exclusivamente por tres tipos de margaritas:. Negro, blanco y gris.

Como nuestro Sol, la estrella que calienta e ilumina ha aumentado progresivamente con el tiempo su brillo, irradia más calor. Sin embargo, la temperatura de la superficie del planeta se ha mantenido constante durante la mayor parte de su historia.

Además, gracias a la influencia de la biosfera consiste como hemos dicho, los tres tipos de margaritas. Las margaritas afectan a la temperatura de la superficie, simplemente a través de su reflectividad (albedo): margaritas negras absorben la mayor parte de la radiación que afecta, margaritas blancas reflejan la mayor parte de la radiación y el gris absorben y reflejan la radiación en la misma medida.

Pero ¿cómo puede el poder reflector de margaritas afectar la temperatura global? Para responder a esta pregunta tenemos que ir muy atrás en el tiempo a cuando el sol aún era joven y por lo tanto relativamente frío, entonces las margaritas negras fueron las especies más adecuadas para pequeños grupos de ellos, absorbiendo el calor, crearon la más tibia que favorecieron el crecimiento de otras margaritas.

Poco a poco, el planeta estaba cubierto de margaritas negras y su efecto colectivo era aumentar la temperatura global por lo que es llegar a valores superiores a los que se alcanzaría en ausencia de vida.

Una vez que las margaritas Negro había hecho las condiciones de vida confortables, comenzaron a tomar ventaja de incluso el gris y el blanco. Inicialmente, las margaritas grises se encontraron más a gusto debido a la blanco en pequeños grupos lograron crear las condiciones locales de temperatura lo suficientemente útil para su supervivencia. Mientras tanto, la radiación solar calienta especialmente las áreas de la superficie no cubierta por las margaritas negras y grises.

Llegados a este punto las margaritas blancas comenzaron a ser las especies más adecuadas porque los pequeños grupos de ellos crearon zonas más frías que favorecieron el crecimiento de las mismas margaritas. El aumento en el número extendido por todo el planeta, produciendo el "efecto de la reducción de la temperatura global hasta alcanzar los valores más bajos que los que se habrían producido en ausencia de cualquier forma de vida. Por último, el calor producido por el sol, por su parte, creció, se hizo tan intenso que ninguna especie de margarita ya no era capaz de moderar la temperatura y todas las especies desaparecieron del planeta...



Fuente: http://www.segnidalcielo.it/2014/05/03/scienziati-delluniversita-del-maryland-la-terra-e-un-organismo-vivente/
Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO