4/27/2014
0
EL UNIVERSO EN UNA BOTELLA


Se cansaron de repetirlo las pocas mentes preclaras que lo descubrieron ( Tesla, Leedskalnin,Grebennikov ): la gravedad hace bailar al cosmos, pero la música la compone y ejecuta el electromagnetismo, y una vez comprendidas sus capacidades y propiedades, toda la ciencia ortodoxa se derrumba estrepitosamente, las leyes físicas conocidas desaparecen, ya no se avanza unidireccionalmente sinó que "se abre y penetra el plasma" y superar la gravedad se convierte en un juego de niños, el tiempo y el espacio se relativiza y el santo grial de la "Teoría del Todo" encuentra su ecuación esencial.

Hoy conoceremos a un polémico científico contemporáneo que, al igual que aquéllos preclaros, pregona que podría transformar literalmente nuestro mundo generando energía verdaderamente limpia desde sus raíces o viajes ultra veloces a un costo irrisorio.

El ingeniero nuclear iraní Mehran T. Keshe de la Fundación Keshe, en 2009 difundió una delcaración en la cual ponía sobre aviso a todos los líderes mundiales de que había desarrollado en Bélgica una tecnología de plasma anti-gravitatoria  que podría generar viajes comercialmente viables al espacio y energía renovable para transporte y electricidad.

Manifestó que para el año 2014 estaría en condiciones de iniciar viajes al espacio y en 2015 podría llegar a la luna transportando personas  a un costo irrisorio comparado con los proyectos actuales   (unos 50.000 euros per cápita ).

Luego, continuó, unos cinco años después, se podrá llegar a Marte en cuestión de días, en lugar de meses.

Keshe explicó que su reactor de plasma era capaz de crear una imitación local de las propiedades de la magnetósfera, proporcionando protección contra los rayos cósmicos que de otra manera podían ser mortales fuera de la atmósfera terrestre.

Manipulando estos principios, afirmó haber creado una nave en cuyo interior propiedades de una fuerza de gravedad de 1-G podían mantenerse con total estabilidad para todos sus ocupantes, incluso durante su aceleraciòn y desaceleración, formando una especie de campana magnética protectora, mientras el vehículo se desplaza alcanzando velocidades de hasta Mach 40 ( 40.000 kilómetros por hora ).


Aseguró además que con su reactor de plasma, el peso de la nave no tiene la más mínima importancia, como así tampoco el número de pasajeros que contenga, los cuales además no requieren de ninguna formación especializada para poder volar este tipo de embarcación.

Agregó que su capacidad de transporte no se limitaría al espacio: también se podría viajar desde Nueva York a París en cuestión de minutos, al igual que desde Los Allpes a Australia, o desde Madrid a la Luna, en una industria de transporte que no necesitaría carreteras ni gastos de combustible.

Keshe afirmó contundentemente que su reactor podía producir 3 kilovatios de electricidad sin combustible, alimentándose de la fuente inagotable que subyace en los principios del plasma, que es capaz de manipular campos gravitatorios y magnéticos para producir movimiento.

Asimismo, aseveró que su tecnología estaba ya lo suficientemente avanzada como para poder conceder licencias potenciales ( Keshe ya ha presentado dos patentes internacionales ) y ofreció a cualquier interesado inspeccionarla y comprobarla personalmente cuando se le plazca.


Al igual que otros investigadores de este campo, Keshe sostuvo que a su tecnología la sostiene un principio de simplicidad y que si bien las primeras unidades de sus reactores serán caras, una vez producidos en masa valdrán apenas unos cientos de dóalres, diez veces menos que cualquier fuente de energía barata disponible en la actualidad, y su durabilidad también será superior por décadas.

El ingeniero iraní asegura que la gravedad ES una fuerza electromagnética y que en sus investigaciones ya ha conseguido variar una masa de 9 kg.a 8 y una de 7 a 6 y dominar el control de elevación y de movimiento de su nave a través de un "reactor nuclear simple", aunque esto no implica la presencia de isótopos nucleares sinó de materiales caseros con niveles mínimos de radiactividad.

Keshe afirmó también que incluso "el cuerpo humano puede convertirse en un reactor nuclear en miniatura", con la correcta participación del nitrógeno, y subió a YouTube lo que pretende ser una demostración a nivel microcósmico de cómo se comporta el macrocosmos de un sistema solar o de una galaxia.

La prueba la realizó, simplemente, con una botella de Coca Cola, e insiste en que las cientos de personas que siguieron las instrucciones del video, lograron replicar la creación de plasma.
Aseguró que varias universidades chinas, coreanas, norteamericanas e iraníes revisaron sus proyectos ( menciona específicamente a la UCLA, de EE.UU.) como así también institutos de nanotecnología, el centro de investigación nuclear europeo y tal vez la propia DARPA que (¿casualmente?) anunció recientemente la creación de una nave que puede alcanzar una velocidad de Mach 20.

Keshe se entusiasmó explicando que las ramificaciones de su técnica ( que asegura está unos 60 años por delante de la actual ) podrían beneficiar a la salud humana, mejorando el recubrimiento de carbono del sistema nervioso y ayudando a superar condiciones tales como la fatiga crónica o la esclerósis múltiple con sólo tratar el agua potable ( de hecho, corren rumores de que ha logrado curar personalmente cegueras y recuperar personas en estado de coma, hazañas que, de ser ciertas, obviamente jamás podrá confirmar pues sería acusado inmediatamente de ejercicio ilegal de la medicina ).

Ante la pregunta de porqué semejante trabajo no recibe la difusión y la financiación que merece, el hombre contesta que todo pasa por no haber aceptado el sistema de sobornos en el cual participa toda la industria energética europea, y que la NASA le pidió además que retire algunas informaciones de susitio oficial debido a las ramificaciones perturbadoras que éstas podían tener.


YO FABRIQUÉ UN OVNI

En declaraciones a Vortex Network News afirmó ser el padre de la tecnología de manipulación gravitatoria y el  desarrollador de la tecnología utilizada  por los  “platillos volantes” que hace poco tiempo dio a conocer la agencia de noticias iraní Fars ( que incluyó la publicación de la foto de un OVNI, ver arriba ), utilizando el magnetismo y la gravedad para viajar.

Keshe vive en Bélgica desde los años 70 no obstante lo cual asegura haber ayudado a Irán a construír dicho platillo volante y aparentemente estaría también detrás del desarrollo del programa espacial de ese país, del cual es oriundo y al cual define como "un país pacífico".

¿EL OVNI QUE ABDUJO EL DRONE?


El resonante caso del drone norteamericano capturado intacto por Irán disparó sospechas sobre las implicaciones tecnológicas de avanzada que se utilizaron.

Las autoridades iraníes declararon que se habían empleado tácticas de "guerra cibernética", y Mehran Tavakoli Keshe apareció para explicar que para la captura del RQ 170 Irán utilizó un campo de fuerza y un platillo volante, ambos basados en la tecnología que él inició.

La nave no fue derribada, sinó "empujada" hacia el suelo a través del uso de campos de fuerza, aseguró el científico.

Muchos detractores de Keshe se burlaron de sus declaraciones y se inclinaron por la teoría de que el drone había sido capturado hackeando sus señales de GPS...


Fuente: nadanoslibradeescorpio.blogspot.com
Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO