12/09/2015
0
La tos, una molestia muy común de todos los tiempos, es un síntoma que puede avisar la presencia de muchas afecciones, entre las que encontramos las gripes, las alergias, los resfriados, problemas pulmonares, entre otras. 

Asimismo, ésta aparece como uno de los mecanismos que utiliza el organismo para expulsar bruscamente sustancias dañinas que se encuentra en las vías respiratorias. Generalmente, la tos es demasiado molesta y genera un malestar en todo el cuerpo que puede empeorar la situación de quien la sufre.


¿Qué hacer?
Para tratar la tos, suele ser muy útil la implementación de recetas naturales caseras que podrás preparar tú mismo, sin necesidad de gastar mucho dinero o energía. En este caso, deberás estar atento al procedimiento para la elaboración de los remedios que te mostraremos a continuación.

1. La cebolla

Cebolla
El remedio elaborado a base de cebolla es uno de los más eficaces para combatir la tos. Ésta, con su gran propiedad desinfectante, antitusiva y expectorante contribuye al alivio de muchas enfermedades; además, sus enzimas favorecen la fijación de oxígeno por parte de las células, contribuyendo al funcionamiento de la respiración.
Es rica en oligoelementos y minerales, como el magnesio, el calcio, el cloro, el fósforo, el hierro, el yodo, el potasio, el azufre, el zinc, entre otros; así como en la abundancia de vitamina A, B, C y E.
En este caso, vamos a mostrarte dos posibles formas en que lacebolla podría funcionar como tu remedio casero.

¿Cómo hacerlo?

Primera forma:
El procedimiento es sencillo, aunque toma un poco de tiempo. Esta forma consiste en pelar la cebolla y cortarla en pedacitos; después, debes ponerla en un recipiente y agregarle el zumo de un limón más un poco de miel. Luego de tener los ingredientes juntos, debes dejarlos reposar por, aproximadamente, 6 horas y, cuando el tiempo haya pasado, podrás tomarte 3 cucharadas del zumo resultante de la mezcla. Puedes hacerlo 3 veces al día, por los días que desees, mientras te mejores.
Segunda forma:
Lo que debes hacer es cortar la cebolla en rodajas y ponerlas en un plato, después, dejar el plato en tu mesa de noche. No debes hacer nada más. Seguramente, empezarás a darte cuenta de que tu tos disminuye mientras duermes y de que puedes descansar mejor.

2. El ajo

Cortar ajo
El ajo, como la cebolla, cuenta con numerosas propiedades para combatir enfermedades respiratorias, digestivas, cardiovasculares y de la epidermis. Éste funciona como un excelente germicida. Del mismo modo, actúa como un desinfectante y purificador poderoso. La curación con el ajo es, generalmente, segura.


¿Qué hacer?
Lo que se planea obtener es un jarabe a base de ajo. Para ello necesitas varios dientes de ajo, tomillo y aceite de oliva. Apenas tengas los ingredientes, muele los dientes de ajo, haciendo una mezcla con el tomillo y con el aceite de oliva. En cuenta la mezcla esté espesa o tenga una forma agradable para tomar, supondrás que está lista. Te recomendamos tomar una cucharada cuando estés en ayunas, pues el efecto será mayor. Tómala tu jarabe todos los días.

3. Un jugo expectorante

Seguramente, esta opción será más de tu preferencia que las anteriores, en cuanto al sentido del gusto y el olfato. Aquí, pondremos juntas las propiedades curativas de la uva y el apio. La uva, con el aporte de vitaminas y antioxidantes y con su capacidad de causar relajación arterial, aparece como un ingrediente fundamental para el alivio de la tos; además, actúa como método eficaz de desintoxicación del organismo. Por su parte, el apio con propiedades relajantes, dilata los vasos y permite que la sangre fluya libremente; así mismo, funciona como un poderoso regulador de los fluidos corporales, contribuyendo a deshacerse del exceso de estos.

¿Cómo será el procedimiento?

Lo que vas a hacer será un jugo curativo expectorante, para el que necesitarás un racimo pequeño de uvas, de tallos de apio y agua en la cantidad que desees. Teniendo los ingredientes, lícualos hasta que queden bien mezclados. Toma tu jugo en la noche, preferiblemente y, en lo posible, no salgas de casa.

¿Funcionará?

Generalmente, estas recetas naturales caseras son muy eficaces, pero, sin duda, depende de ti el completo éxito. Intenta consumir cítricos e hidratarte; además, evita salir en noches frías y abrígate.
Nota: Si la tos persiste o se hace muy fuerte, visita al doctor. Cuídate mucho.
Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO