3/09/2014
0

Se trata de la segunda fase de implementación de la Orden FERC 779 para la protección de la Red Eléctrica norteamericana de posibles fenómenos extremos del clima espacial.

Segunda fase de implementación de la Orden FERC 779 para la protección de la Red Eléctrica norteamericana de posibles fenómenos extremos del clima espacial.

Tal y como ha venido informando nuevatribuna.es, el Gobierno de Estados Unidos continúa desplegando amplios esfuerzos para proteger adecuadamente su red eléctrica nacional para caso de la temida repetición de una tormenta solar extrema como la de 1859 (el conocido “Evento Carrington”), cuyas consecuencias hoy día podrían resultar “catastróficas”, según informa la Agencia Reuters.

Así, según estimaciones del Departamento de Energía del Laboratorio Nacional de Oak Ridge, una nueva “tormenta solar del siglo” (“a 1-in-100 year solar storm”) podría llegar a causar fallos y daños permanentes en hasta 300 transformadores, lo que podría suponer la interrupción del suministro eléctrico durante meses “o incluso años”, dejando a cientos de millones de personas sin electricidad sólo en América del Norte.

Ante todo ello, la Agencia Federal FERC (U.S. Federal Energy Regulatory Commission), elaboró y finalmente emitió en mayo de 2013 la Orden 779 que contemplaba distintas actuaciones de obligado cumplimiento por parte de la industria eléctrica de Estados Unidos a dos fases, y que habrían de quedar después sujetas a duras sanciones en caso de incumplimiento por las compañías eléctricas, en lo que ha sido interpretado como un pulso del Gobierno Obama al lobby eléctrico ante esta concreta cuestión para que haga los deberes ante no pocas protestas por las adicionales inversiones que serán precisas en medidas de seguridad y en virtud de lo cual todo operador eléctrico deberá contar con un plan de seguridad para saber enfrentar un posible evento extremo del clima espacial y caída en cascada asociada.

Estas serían las actuaciones en cuya "segunda fase" se estaría ahora una vez definido un protocolo de seguridad a tres puntos por la NERC.

Inversiones y medidas coercitivas en el ámbito de los planes de autoprotección industrial –que serían de obligado cumplimiento por las compañías eléctricas para caso de una posible tormenta solar extrema o evento EMP– difíciles hasta de imaginar en el panorama español actual.

Desde el Observatorio del Clima Espacial de la Asociación Española de Protección Civil para el Clima Espacial y el EMP, aplauden la medida: “La confirmación clara y suficiente de que efectivamente estaría a punto de producirse una tormenta geomagnética de tal magnitud que apenas se tendrían 30 minutos de anticipación. Y llegado ese escenario, con sólo 30 minutos de margen, contar o no contar con protocolos predefinidos claros, de aplicación inmediata y coordinada supondría salvar o perder vidas, literalmente".

"Lamentablemente -continúan- en este momento seguimos sin contar con tales protocolos a escala nacional y ni tan siquiera con protocolos que contemplen la específica protección y total aislamiento y desconexión temporal respecto de la red eléctrica de las instalaciones nucleares y el posterior mantenimiento autónomo de su refrigeración durante semanas o meses, el tiempo que fuese preciso y a cualquier precio".

"Más aún. Este mes de marzo de 2014, el próximo día 13, se cumplirá justamente el 25 aniversario de las tormentas solares de Quebec. Lo que significa el 25 aniversario de los primeros incidentes nucleares causados por una tormenta solar y verificados por la propia Comisión de Regulación Nuclear EEUU".

"Y en particular el 6 de marzo se cumplió el 25 aniversario de la inmensa llamarada solar X15 de 6 de marzo de 1989, la sexta mayor llamarada solar jamás detectada por la tecnología satélite del hombre. Sin previo aviso. Un buen día el sol desencadenó dicha inmensa X15, dando inicio a una fuerte actividad solar que terminó desencadenando el Evento Quebec de 13 de marzo de 1989.

Y 25 años después seguimos sin haber aprendido ninguna lección de esto. En marzo de 1989 los operadores de la docena de centrales nucleares afectadas en mayor o menor medida no sabían ni lo que estaba pasando y hoy, 25 años después, en marzo de 2014, si esto se repitiese fuera de Estados Unidos-Canadá seguirían sin saberlo sin todo ese trabajo que han estado haciendo allí FERC, NERC, y NRC y que en Europa y España lleva varias décadas de retraso".



Fuente: https://www.facebook.com/photo.php?fbid=544299995667691&set=a.374859355945090.78187.374858309278528&type=1&theater
Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO