12/25/2015
0
Seguramente, hasta ahora todos pensábamos que solo teníamos un cerebro, el cual contiene neuronas. Pues bien, el estómago es considerado el segundo cerebro, ya que también contiene neuronas, alrededor de 500 millones instaladas en el sistema nervioso entérico que se encuentra en la pared del estómago.

Esos metros de largo de los intestinos son los que nos provocan ganas de comer, más cuando estamos estresados. Además de controlar la digestión, también controla nuestras emociones y nuestras ganas de comer. Por eso cuando tenemos miedo, el estómago se nos cierra por completo, o cuando estamos tristes nos pide chocolate y alimentos dulces. El sistema nervioso entérico, el del estómago, es el encargado de hacernos sentir todas esas sensaciones.

Este sistema nervioso fue descubierto en el siglo XIX, siglo desde el que se ha vuelto más complejo aún. Tiene similitudes con el cerebro: dispone de neuronas y células gliales, produce hormonas y genera dopamina, en mayor grado que el cerebro. Los nervios del estómago ayudan a controlar la mezcla de los alimentos en la digestión, ya que es un proceso muy complejo y las neuronas ayudan a detectar los alimentos peligrosos que alcancen el estómago, son las que alertan y provocan el vómito.
Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO