1/21/2014
0
Por primera vez, los astrónomos han sido capaces de encontrar una cadena de gas caliente que se cree es parte de la misteriosa estructura subyacente que sirve para conectar a todas las estrellas y galaxias en nuestro universo.
Para encontrar este gas, los astrónomos utilizaron una masa extremadamente brillante de energía y luz conocida como cuásar. La luz de un cuásar situado a 10 millones de años luz de distancia actuaba como una "linterna" para iluminar el gas circundante, dice un estudio publicado en la revista 'Nature'. Esto incrementó la radiación Lyman-alfa que el gas hidrógeno emite a niveles detectables sobre una gran porción de la región examinada.

Los investigadores estadounidenses fueron capaces de averiguar la longitud de las ondas de la radiación Lyman-alfa y utilizaron el telescopio Keck en Hawái para obtener una imagen en esa onda.
Pudieron ver que se trata de una nube de gas que se extiende a dos millones de años luz a través del espacio intergaláctico, la más grande jamás encontrada. Los investigadores de la Universidad de California en Santa Cruz piensan que el filamento de gas está aún más extendido, ya que solo ven la parte que está iluminada por la radiación del cuásar.

Los investigadores estimaron la cantidad de gas en la nebulosa en por lo menos diez veces más de lo esperado de los resultados de las simulaciones por computador. "Creemos que puede haber más gas en pequeños grupos densos dentro de la red cósmica de lo que se ve en nuestros modelos. Estas observaciones están desafiando nuestra comprensión del gas intergaláctico y nos regalan un nuevo laboratorio para poner a prueba y perfeccionar nuestros modelos", dijo el jefe del estudio, Sebastiano Cantalupo.



Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO