1/26/2014
0
Un equipo de la misión Fermi LAT (Large Area Telescope) ha convertido en música los datos de una de las mayores explosiones de rayos gamma que se conocen, registrada el 16 de septiembre de 2008 en la constelación de Carina, y cuya potencia fue equivalente a la de 9.000 supernovas.

En menos de un minuto, el LAT registró cientos de rayos ultra-energéticos en sus sensores.

Para realizar la composición, los científicos ralentizaron la sucesión de rayos en cinco veces su tasa original, de manera que su percepción resultara más limpia.

Para asignar los instrumentos, establecieron tres grupos de fotones, según la probabilidad de que su origen estuviera en la explosión, y les asignaron un instrumento diferente a cada grupo: arpa, violonchelo y piano.

Así, la canción comienza con unas pocas notas de arpa, antes de que ocurra la explosión en sí. Al capo de un minuto, se le suma el piano y el tema se acelera.

Es entonces cuando se suma el violonchelo y asistimos a la parte más "enérgica" de la pieza. En el gráfico creado para el evento, los colores se refieren a los tres grupos de fotones:
rojo para el arpa
azul para el violonchelo
verde para el piano
La energía de cada rayo se representa por su posición en el eje de ordenadas (y), mientras que el eje de abcisas (x) representa una línea de tiempo, de manera que los últimos rayos en llegar están más a la derecha.

La gráfica inferior muestra el número de rayos que suenan en cada momento. El lugar de la explosión está a 12.200 millones de años luz, lo que quiere decir que el Universo sólo tenía 1.500 millones de años.

Una bonita forma de escuchar sus primeras palabras notas.

Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO