12/09/2013
0
La región situada entre la superficie del sol y su atmósfera se ha revelado como un lugar más violento que previamente se creía, según imágenes y datos del nuevo observatorio solar de la NASA, IRIS.

Los observatorios solares miran el sol en capas. Capturando la luz emitida por átomos de diferentes temperaturas, ellos pueden concentrarse en diferentes alturas sobre la superficie del sol y se extienden también a la atmósfera solar, la corona. El 27 de junio de 2013, IRIS, se lanzó, para estudiar cómo es la región de interfaz – una capa entre la superficie del Sol y la corona.

Durante sus seis primeros meses de misión, IRIS ha emocionado a los científicos con imágenes detalladas de la región de interfaz, encontrando más turbulencias y mostrando mayor complejidad de lo esperado.
La calidad de las imágenes y espectros que están recibiendo de IRIS son increíbles.

Por primera vez, IRIS está haciendo lo posible para estudiar los fenómenos repentinos en la región de interfaz con suficiente detalle para determinar su papel en el calentamiento de la atmósfera solar exterior. Las observaciones de la misión también abren una nueva ventana en la dinámica de la atmósfera baja del Sol que desempeña un papel fundamental en la aceleración del viento solar.

Esto, a su vez, corresponde a cuánto material en la atmósfera solar está presente en las densidades, temperaturas y velocidades específicas. No todo el éxito de IRIS es debido a su alta resolución de visión, sino también por el desarrollo paralelo de modelos informáticos avanzados. Las imágenes combinadas y espectros han proporcionado nuevas imágenes de una región que siempre fue conocida por ser dinámica.

Estamos viendo imágenes ricas y sin precedentes de hechos violentos en los que los gases son acelerados a velocidades muy altas mientras se calienta rápidamente a cientos de miles de grados. Estos tipos de observaciones presentan desafíos importantes a los modelos teóricos actuales.

Una parte de la misión recolecta imágenes de dos tipos particulares de eventos en el sol que son interesantes para los científicos. Uno es conocido como las prominencias y protuberancias.

El segundo tipo de evento se llama Espículas, que son fuentes gigantes de gas que se aleja hacia arriba de la superficie del Sol a 150.000 km por hora. Las espículas pueden desempeñar un papel en la distribución de energía y calor hacia arriba en la atmósfera del sol, la corona. Datos de imagen y espectros de IRIS nos permiten ver en alta resolución, por primera vez, cómo evolucionan las espículas.



Fuente: https://www.facebook.com/photo.php?fbid=682345658465934&set=a.159925750707930.31868
Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO