11/03/2013
0
A tan sólo un mes de su dramático encuentro con el Sol, al que pasará prácticamente rozando, el cometa ISON sigue confundiendo a los observadores en su camino hacia el astro rey.


Basándose en una recopilación de análisis del cometa, hechas por observadores de todo el mundo, desde el 24 de octubre pasado, el resplandor del cometa ISON, que una vez fuera definido como el posible “cometa del siglo”, se muestra entre 1.3 o 3.3 veces más débil, que el pronóstico de brillo “oficial” emitido en su momento por el Centro de Planetas Menores de Cambridge, Massachusetts.

A medida que el cometa se aproxima a la recta final de su largo viaje, para finalmente pasar rozando al sol, a tan solo 1,2 millones de kilómetros de su superficie, una gran incertidumbre sigue embargando a los científicos, sobre si el brillo de este seguirá siendo decepcionantemente débil o si, por el contrario, terminará convirtiéndose en un fenómeno espectacularmente brillante.

Carl Hergenrother, del Laboratorio Lunar y Planetaria de Tucson, Arizona, señaló que parte de la incertidumbre se debe a las longitudes de onda que se observa en el cometa: “Las observaciones visuales y CCD-V nos muestran un cometa que se está iluminando a un ritmo normal (quizás incluso anormal para un cometa nuevo bastante dinámico) mientras que en las observaciones CCD-R se aprecia un cometa que apenas brilla”.

En las observaciones CCD-R, se aprecia una capa de polvo predominantemente, en contraste con las observaciones visuales y CCD-V, que determinan que el mismo posee grandes cantidades de gases. “Al parecer, el mes pasado,  la tasa de producción de gases de ISON, ha aumentado tal y como se esperaba, mientras que su tasa de producción de polvo no lo ha hecho”, dijo Hergenrother. “Realmente, no sé lo que esto significa, pero algo tiene que ceder, ya sea que la producción de polvo se incremente o que la producción de gas se ralentice”.

Un aspecto extraño

El prestigioso observador de cometas, John Bortle, se muestra bastante perplejo ante la reciente aparición de ISON. Al comentar unas imágenes recientes del mismo, aunando sus propias impresiones visuales, comenta que “hay algo francamente extraño”.  Añade que, “Hay una especie de cometa en miniatura muy brillante y de larga cola, situado dentro de un cometa mucho más grande, pero con un halo y un coma mucho más débiles y difusos”.

“Los observadores que utilizan grandes telescopios, a menudo comentan acerca de la extraña manera en que luce el cometa, mientras que los que utilizan telescopios relativamente pequeños o hasta prismáticos grandes, afirman haber visto una masa cometaria más grande, más o menos débil pero uniforme”, agregó. “Este cometa se encuentra a una distancia del sol, donde ya no debería mostrar esta dicotomía en su apariencia”.

Bortle, que  ha observado varios cientos de cometas, agrega, “En esta etapa del juego, con el cometa a punto de cruzar la órbita de la Tierra, no puedo recordar ningún otro cometa,  en mis más de 50 años de observación, que luzca como este. Entonces, ¿qué puede significar el aspecto actual de ISON? Honestamente, no lo sé. Todo lo que puedo decir es que no me gusta el extraño aspecto que presenta en estos momentos”.

Un paso adelante, un paso atrás

Alrededor del 19 de octubre pasado, ISON pareció de pronto  brillar a un ritmo más acentuado. El 21 de octubre, el observador Bruce Gary, de Arizona (quien fuera el primero en captar la imagen del cometa al salir fuera del halo del sol, el 12 de agosto), escribió: “El cometa (el coma más la cola) sigue con la misma dramática tendencia en su brillo, que comenzó el pasado 19 de octubre. La coma interior se ha iluminado (tal vez debido a una explosión de gases). La semana que viene, ¡podría ser una semanita bastante movida y emocionante!”

Pero, sin embargo, tan sólo cuatro días más tarde, el cometa mostro más signos de desvanecerse que de brillar. Gary, casi un poco exasperado, comentó: “¡No sé lo que está pasando con este cometa!”

Analizando todas las observaciones realizadas desde el 04 de septiembre pasado, podríamos pensar que ISON está respondiendo ante el Sol de la forma en la que, más bien, lo haría un cuerpo sólido, y no como un típico cometa “esponjoso”.

Se acaba el tiempo

Sea lo que sea, lo que está sucediendo, el cometa ISON sigue su camino en dirección al sol y cruzo la órbita de la Tierra el pasado miércoles, 30 de octubre.

Los observadores que vigilaron el brillo del cometa, durante el último par de meses, en lo que ha parecido ser un ritmo más bien lento y frustrante, esperan que la actual  tendencia cambie y que el brillo del cometa pueda ser algo más deslumbrante. Esto, todavía puede suceder, pero el tiempo se está acabando. Dentro de cuatro semanas será el momento de la verdad para el cometa, cuando éste se encuentre en su órbita alrededor del sol.

¿Seguirá siendo decepcionantemente débil? ¿Finalmente se alegrara? ¿Seguirá intacto cuando continúe su derrotero hacia el espacio infinito? O, ¿el calor extremo del sol y las tremendas fuerzas de la marea solar hará que se fracture en mil pedazos?

En AY-VA.COM, vamos a seguir vigilando el futuro comportamiento de este cometa y les proporcionaremos, durante los próximos días, todas las actualizaciones en cuanto al brillo e integridad física del mismo.



Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO