10/31/2013
0

Rjukan es un pueblo noruego que no recibe luz solar durante cinco o seis meses al año, durante el otoño y el invierno.

Encajado entre montañas, el valle en el que fue construido tiene una cascada muy útil para fabricar fertilizante, pero nadie pensó en que durante tanto tiempo se quedarían a oscuras.


Ahora varios espejos instalados en la cima de algunos de los montes permitirán que lleguen algunos rayos aunque sea de manera modesta.

"Cuando lancé la idea", dice el artista que ideó este dispositivo, Martin Andersen, "hubo mucho escepticismo. Creo que a los jóvenes de aquí les gustó, pero a los mayores no tanto".


Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO