10/05/2013
0

Un asteroide desconocido fue detectado por el telescopio de la Universidad Estatal de Irkutsk. Dicho cuerpo estelar, de medidas similares al meteorito de Cheliábinsk, sobrevoló peligrosamente cerca de la Tierra, a una distancia de once mil trescientos kilómetros (por debajo de los satélites geoestacionarios), sobre el Océano Índico, el pasado 27 de septiembre.

La masa de este huésped espacial es del orden de diez mil toneladas y una longitud de quince metros. Fue avistado por los astrónomos en el objetivo del telescopio automático Máster-II, solamente nueve horas antes de que casi se precipitase sobre una región entre la India e Indonesia. Con una velocidad de dieciséis kilómetros por segundo, el asteroide, por suerte, pasó por la tangente de nuestro planeta. Los astrónomos rusos resultaron ser los únicos testigos del “ataque estelar”.

El director del observatorio astronómico de la Universidad Estatal de Irkutsk (UEI), Serguéi Yázev, comentó para La Voz de Rusia:
—El mérito principal por dicho descubrimiento debería otorgársele a nuestros colegas de la Universidad de Moscú. Precisamente, gracias a sus iniciativas, fue creada una red de telescopios automáticos Máster, la cual se distribuyó por el país desde Blagovéshchensk, hasta la región de Moscú (Podmoskovie). Uno de estos telescopios está instalado en las afueras de Irkutsk y llevó a cabo las fotografías. Inesperadamente, en su campo visual, apareció una pequeña estrellita, que se movía por el cielo. Durante cuarenta y cinco minutos se captaron veinte imágenes de este cuerpo estelar.



La comunicación del descubrimiento fue inmediatamente enviada al Centro Internacional de Investigaciones de Planetas Pequeños. El asteroide obtuvo el número MASD91. Los especialistas lograron calcular sus medidas en base a la distancia y a su luminosidad, nos explica el científico:
—Las evaluaciones nos dicen que este es un pequeño asteroide, un poco menor que aquel que en febrero de este año se precipitó en las afueras de Cheliábinsk. Este pasó rozando la Tierra y siguió su camino en el espacio interplanetario. No poseemos conocimiento acerca de que se haya logrado detectar con otros telescopios. Resulta que solamente nuestro telescopio descubrió este objeto. Ello nos lleva a pensar que en la Tierra los sistemas de detección temprana no son suficientes. El equipo de personas que trabajan en la red de telescopios Máster desde hace tiempo ha propuesto desarrollar sistemas análogos con telescopios más grandes para el descubrimiento a tiempo de objetos peligrosos similares.

La ventaja de semejante red radica en que es un sistema robotizado que permite monitorear el espacio cósmico. Los programas de computación especializados ofrecen la posibilidad de identificar y clasificar todos los objetos nuevos que aparecen en la imagen. El asteroide MASD91 resultó ser muy “veloz”, se desplazaba por el objetivo más vivamente que otros objetos semejantes conocidos con antelación, lo que nos da a entender el peligro que entraña su acercamiento a la Tierra, nos aclara el especialista del IEASh (Instituto Estatal de Astronomía Sternberg), Evgueni Gorbovskoi: —Afortunadamente, nos hemos distanciado de su ruta. Por esta vez todo terminó bien. Aunque el asteroide tiene una característica desagradable. La Tierra puede “reenfocar” la trayectoria del asteroide en su próximo paso, aproximadamente dos años después, podría precipitarse contra nuestro planeta. Por eso durante el seguimiento de tales cuerpos es necesario llevar un control de sus órbitas.

Según las palabras del astrónomo, el asteroide recientemente descubierto por los científicos rusos se ha dirigido a una zona del espacio donde su observación se torna prácticamente imposible.



Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO