9/26/2013
0

En otoño da comienzo en Rusia un experimento fuera de serie. Un grupo de científicos se propone, por vez primera en el mundo, clonar ni más ni menos que un mamut.

Especialistas del Instituto del Norte de Ecología Aplicada, en Yakutia, explicaban que para ello cuentan con tejidos blandos y sangre perfectamente conservados del animal prehistórico en un muro glacial. Ver vídeo

Pero antes, un análisis de sangre y de los tejidos del animal revelarán si el experimento posible. Y ello porque para el éxito de toda la operación se requieren células vivas. Y aunque en el Norte de Rusia los mamuts no son una novedad, hasta ahora no se ha encontrado el material biológico adecuado. Los restos encontrados no contienen células vivas, indispensables para el proceso de clonación, explicaba a nuestra emisora Semión Grigoriev, especialista del Museo del Mamut P.A. Lazariev, del Instituto del Norte de Ecología Aplicada:

–El mamut que encontramos infunde en nosotros grandes esperanzas. Pues, son los mejores restos que hayan caído alguna vez en manos de científicos, por su grado de conservación de los tejidos blandos. Allí pueden existir células vivas, debido a que constatamos condiciones prácticamente ideales de inhumación. El mamut cayó en una fosa llena de agua hasta la mitad que se congeló muy pronto para permanecer en tal estado hasta su hallazgo. Los trozos de carne se conservaron muy bien, con el color rojo y la sangre en estado líquido. Esta se acumuló y quedó conservada en los vacíos del hielo.

Los trabajos en el restablecimiento del mamut se llevan a cabo desde la década de los noventa del siglo pasado. Todo comenzó con el proyecto conjunto de científicos del Museo del Mamut, del Instituto del Norte de Ecología Aplicada y, de la Universidad japonesa de Kinki. Luego, después de un prolongado intervalo fue firmado un convenio entre la Universidad federal nororiental y, la Fundación surcoreana Sooam. Paralelamente, los japoneses firmaron el año pasado un convenio de cooperación con la Academia de Ciencias de la república de Yakutia.

Después del afortunado hallazgo en las islas de Novosibírsk, donde fuera encontrado el ejemplar excepcional del mamut, comenzará la realización del proyecto ruso-coreano. El fósil de mamut tiene como mínimo diez mil años, sin embargo, los científicos estiman que lograrán regalarle una segunda vida. Semión Grigoriev expone algunos pormenores de la investigación:

–La primera etapa de la investigación transcurrirá en Yakutsk donde está siendo creado un laboratorio conjunto para el estudio de las células de fósiles. La parte coreana entrega los equipos a la universidad y esta ofrece el recinto. Más tarde, con los primeros resultados positivos, el experimento se trasladará a Seúl. Pues, solo allí cuentan con la experiencia y las tecnologías que pueden conducir, a fin de cuentas, a la clonación del mamut.

Hwаng Woo Suk, director de las investigaciones por la parte coreana, es un especialista de renombre en este campo. El fue el primero en el mundo que clonó un perro y, en 2011, un lobo y un coyote. Ni el experto surcoreano ni los científicos rusos se plantean la tarea del restablecimiento de la población de los mamuts siberianos.

Para ello sería necesario clonar no menos de treinta ejemplares distintos, lo que es del todo irreal. Si dentro de diez a quince años se lograse clonar aunque fuera un mamut, aquello sería algo sensacional y una enorme suerte. “Entonces se podría señalar con precisión, si la ciencia ha alcanzado la fase de desarrollo que nos permite renacer especies en extinción”, indicó el interlocutor de La Voz de Rusia.



Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO