9/05/2013
0
Por: Fernanda Jara

Es gracias a los incansables activistas que en estos momentos, y desde hace dos días, están poniendo el cuerpo en Taiji. Bajo la consigna “Japón te estamos mirando”, se iniciaron a nivel mundial miles de campañas para evitar que se asesinen a 20.000 delfines de distintas especies destinados al consumo y entretenimiento humano. En un año, llegaron a matar a más de 23 mil delfines.

Como cada año, éstos inteligentes animales son cazados por los habitantes de esta localidad que cuenta con 3.500 personas por la única finalidad de ser usados para consumo (leáse su “carne”) y otros son capturados para venderlos a los acuarios de todo el mundo.
La última información de la página No a la matanza de delfines, publica: “Septiembre 2: 18 delfines mulares fueron secuestrados de su hogar en el océano, destinados a una vida de esclavitud en uno de los muchos parques marinos de todo el mundo. El resto de la manada capturada ayer fue violentamente devuelta hacia el mar (esto es bueno, pero lamentablemente el estrés que vivieron esas horas encerrados en la cala, puede provocarles la muerte en mar abierto debido a la ansiedad)”.
El lugar atrajo la atención mundial tras el documental “The Cove” (dirigida por el estadounidense Louie Psihoyos, ganador de un Oscar en 2010), donde se muestra esta práctica que elimina miles de delfines cada temporada. Los habitantes se defienden señalando que la caza de estos cetáceos, que se lleva a cabo entre septiembre y abril, es una tradición centenaria y piden respeto a su cultura. 
Aquí reside entonces nuestra decisión: ¿Qué lugar elegimos ocupar en la historia de los delfines? Repudiaremos esta matanza o seremos parte de su liberación no asistiendo a ningún lugar donde se los explote (a ellos y a ningún otro no humano). En ciertas situaciones no hay término medio, se está a favor de la vida o no.
¿Queremos ver a los delfines como en la primera imagen? ¿Ayudamos a liberar a la especie o colaboramos con su exterminio?
Este año 2.000 delfines tienen sentencia de muerte en Taiji. Hasta el momento, los activistas que luchan por sus vidas lograron frenar la matanza pero temen que en cualquier momento comience
SIEMPRE SOMOS NOSOTROS LOS QUE DECIMOS, LA CULTURA ES LA EXCUSA MÁS CÓMODA.
Más información: Sea Shepherd Argentina, la única organización en Argentina que envió voluntarios a #Taiji para documentar e informar al mundo lo sucede con los #delfines.

Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO