9/30/2013
0

EL EXPERIMENTO CONSIGUE QUE UN PAR DE FOTONES INTERACTÚEN ENTRE SÍ COMO SI SE TRATASEN DE UNA SOLA MOLÉCULA, UN NUEVO ESTADO DE LA MATERIA SUMAMENTE PARECIDO A LOS SABLES DE LUZ DEL UNIVERSO STAR WARS.

Científicos de la Universidad de Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts consiguieron unir fotones para generar un nuevo estado de la materia que, para fines de comparación, semejan un “sable de luz”, la emblemática arma del universo Star Wars de George Lucas.

El grupo de investigación que dirigen los físicos Mikhail Lukin (Harvard) y Vladan Vuletic (MIT) estudia las propiedades de los fotones, la partícula elemental que constituye la luz y otras formas de la radiación electromagnética. Uno de sus intereses principales es el hecho de que, aparentemente, los fotones carecen de masa y por lo mismo no son capaces de interactuar entre sí.

En este sentido, el gran logro de los científicos fue, como explica Lukin, “crear un tipo especial de medio en el que los fotones interactúan entre sí tan fuertemente que comienzan a hacerlo como si tuvieran masa, y se reúnen para formar moléculas”.

Lukin mismo acepta la similitud de este fenómeno con el “sable de luz” pues, dice, “cuando estos fotones interactúan entre sí, se empujan y se desvían. La física de lo que sucede en estas moléculas es parecida a lo que vemos en las películas”.


El experimento realizado consistió en enfriar átomos de rubidio en una cámara de vacío a algunos grados antes del cero absoluto (−273.15°), la temperatura a la cual las partículas de la materia dejan de moverse. Después de esto, un par de fotones fueron lanzados hacia esa nube, sin embargo, al salir de esta no lo hicieron individualmente, sino que emergieron como si se tratara de una misma molécula. Esto se debe al llamado “bloqueo de Rydberg”, principio que establece cuando un átomo es excitado (recibiendo energía), los átomos cercanos pueden ser excitados también en el mismo grado.

En el caso del experimento, el bloqueo de Rydberg causó que cuando el primer fotón excitó los átomos de la nube, tuvo que moverse antes de que el segundo fotón provocara el mismo efecto, con lo cual ambos fotones establecieron una intereacción atómica que al final los hizo comportarse como si fueran una sola molécula, un “nuevo estado de la materia” según lo describió Lukin, pues se trata de una propiedad que se creía imposible para este tipo de partículas.

El científico declaró que estos resultados podrían utilizarse en el campo de la computación y la transmisión de información cuánticas y no, para decepción de muchos, en el desarrollo de un sable de luz.



Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO