9/30/2013
0

La caída de una bola de fuego incandescente que iluminó los cielos del sur de Yucatán causó temor a una comunidad maya ubicada en una de las zonas más marginadas de la localidad.

Los habitantes de la comisaría de Ichmul, municipio de Chikindzonot, aún no dan crédito a lo que sus ojos vieron la noche del domingo cuando se disponían a ver un espectáculo circense.

A las 8 de la noche del domingo 22 vieron que una luz o “bola de fuego”, como le llaman, apareció de la nada y comenzó a acercarse “en milésimas de segundos” y cayó en el monte, a 300 metros del poblado.

Al momento en que el meteorito chocó con la tierra se escuchó un fuerte ruido, que propició que la población se quedará sin electricidad, pues se arrancaron unos cables de alta tensión.

El servicio se restableció al día siguiente, luego que personal de la CFE cambió los cables fundidos.

Los testigos sintieron temor, pues no encontraban una explicación lógica a lo que sucedía.

El miedo creció al ver que el cielo se iluminaba con los destellos de luz que salían del lugar donde cayó el objeto.

En ese momento, los testigos no tenían idea de lo que ocurría. Sólo sabían que algo raro pasó y lo que más les asombró y preocupó era el fuerte ruido que emitía, similar a que hace un transformador con sobrecarga, según comentaron los habitantes durante una entrevista.El policía Cecilio Couoh Heredia fue uno de los ocho vecinos que se atrevieron a adentrarse en el monte en busca del objeto.


La experiencia vivida, asegura, fue algo fuera de lo natural y hasta hoy no cree lo que vio.

-A las 10:30 de la noche decidimos ir en busca de esa luz. Llevamos lámparas de mano, porque todo ese camino estaba oscuro -relata.

-El impacto fue como a 300 metros del poblado, prácticamente a espaldas de la comisaría municipal.

-Al llegar vimos como si algo se quemaba, sin que invadiera el monte. El objeto ardía y eso me causó temor porque soltaba unos destellos que iluminaban todo.


-Por temor ya no nos acercamos más, pues no sabíamos realmente que era y el ruido que emitía era muy fuerte, tanto que nadie durmió esa noche -recordó -. Tanto los destellos como el sonido comenzaron a disminuir después de las 3 de la mañana. Señaló que otros de los motivos por lo que no decidieron acercarse más fue porque los cables aún tenían corriente y tenían miedo de que reciban una descarga, por lo que prefirieron retirarse. Las otras personas que acudieron al lugar, y participaron en el rescate de fragmentos del meteorito, son Eugenio Uc Balam, Facundo Puc Noh, Ricardo Poot Couoh, Antonio Cen, Feliciano Tun Uicab, comisario ejidal; Adolfo Coyoc Couoh, Onésimo Xix Collí, Valerio Tamay Dzul y Floro Coyoc Pech; comisario municipal.


Al día siguiente, desde temprano acudieron al lugar del impacto y vieron que sólo un pedazo del meteorito estaba clavado en la tierra.

Rápidamente lo sacaron, y se dieron cuenta que seguía caliente, pero no tanto para quemarles las manos.

Mientras escarbaban, aparecían más fragmentos. Escarbaron un diámetro de 10 metros, donde recuperaron más pedazos del objeto.

Ayer sacaron el último pedazo, que resguardan en la oficina del comisariado, donde lo cuidan con recelo.

Asimismo, montaron guardia para evitar que personas desconocidas se acerquen a tomarle fotos o tocarlo.

Aseguran que el objeto emitía fuerte luz.- M.M.G.





Fuentes
Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO