5/05/2013
0

Israel elevó este domingo el nivel de alerta en el norte del país, donde ha cerrado el espacio aéreo a vuelos comerciales y también desplegado baterías antimisiles, por temor a que los recientes bombardeos cerca de Damasco conlleven represalias.

En línea con la política de ambigüedad seguida por el Ejecutivo israelí en casos similares, portavoces oficiales de este país consultados por Efe no confirmaron ni desmintieron los bombardeos ni de hoy contra una supuesta instalación militar científica próxima a Damasco, ni el del pasado viernes, contra un aeropuerto cerca de la capital siria.

El régimen de Bachar al Asad ha acusado al Estado judío de estar detrás de estos ataques con los que apoya a los "grupos terroristas" en Siria y advirtió de que, si Israel continúa sus "actos de agresión", podría conducir a la región a "una guerra amplia". En previsión de que pudiera producirse una respuesta contra suelo israelí, el Ejército colocó las baterías en las ciudades de Haifa y Safed, cerró el espacio aéreo a vuelos civiles en toda la zona norte, mientras que las poblaciones cercanas a las fronteras con Siria y Líbano se encuentran en situación de alerta.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, no mencionó el asunto durante su comparecencia pública de hoy previa a la reunión semanal del Consejo de Ministros, aunque reiteró su compromiso de garantizar la seguridad de Israel. "(Mi padre) me enseñó que la mayor responsabilidad que tenemos es garantizar la seguridad de Israel y asegurar su futuro", manifestó al dedicar un intercambiador de autopista dedicado a su progenitor, Bentzion Netanyahu, historiador fallecido el año pasado.

El jefe de Gobierno israelí retrasó unas horas su partida en viaje oficial a China para participar en una reunión del gabinete de seguridad que analizó la situación regional tras los bombardeos. El viceministro de Defensa israelí, Dany Danón, aludió sin confirmar su autoría, a los bombardeos al aseverar que "el Estado de Israel está protegiendo sus intereses y continuará haciéndolo".

En declaraciones a la radio del Ejército israelí, Danón añadió: "Hemos dicho en varias ocasiones que haremos todo lo posible en cualquier lugar a fin de proteger aquellos intereses". Horas antes, el ministro israelí de Turismo, Uzi Landau, justificaba cualquier acción de Israel para impedir que "ciertas armas" lleguen a manos de grupos terroristas.

Preparados para la guerra
En los últimos meses Netanyahu ha advertido de que Israel estaba preparada para adoptar acciones militares si armas químicas o de otra naturaleza ponían en peligro el balance de poder con la milicia libanesa pro-iraní Hizbulá y llegaban a manos de grupos armados. Después de que los organismos de inteligencia de varios países occidentales sopesaran la posibilidad de que Damasco hubiera empleado armas no convencionales para reprimir las sublevaciones contra el régimen, las advertencias israelíes elevaron el tono en la última semana.

Esa preocupación también se la transmitió Israel al presidente estadounidense, Barack Obama, durante la visita que realizó a la región en la segunda mitad de marzo. A esto se suma el ejercicio militar practicado esta misma semana y por el que 2.000 reservistas israelíes fueron llamados a filas, con el objetivo de comprobar el grado de preparación de las tropas para entrar en combate en el frente libanés.

Los ataques en Siria de momento no han provocado fisuras entre la clase política en Israel, donde la lucha contra grupos como Hizbulá -que disparó unos 4.000 proyectiles contra el norte de Israel en la guerra de 2006- goza del consenso de gran parte de la población.

Mensaje a Irán
Analistas locales apuntan a que la supuesta acción de Israel debe ser interpretada como una señal a Irán, aliado de Damasco y Hizbulá, así como a Washington, en caso de que Teherán continúe su programa nuclear -del que afirma, tiene fines pacíficos- considerado por los israelíes una amenaza existencial. Aparentemente, Israel no teme una respuesta inmediata de Siria o sus aliados, como apunta el hecho de que el primer ministro parte a última hora del día hacia China.

No obstante, no se descarta que la reacción a los bombardeos pudiera llegar en forma de atentado contra objetivos israelíes en el extranjero, como el ocurrido en Bulgaria el año pasado y que acabó con cinco turistas israelíes muertos, ataque del que se sospecha que cuenta con la autoría de Hizbulá.

publico.es
Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO