4/04/2013
0
El reportaje de la televisión estatal china CCTV sobre la firma de importantes acuerdos militares entre Rusia y China en la antesala de la visita del presidente chino Xi Jinping a Moscú contenía sólo hechos conocidos desde hace mucho.

Pero el uso de las declaraciones ambiguas en el propio reportaje y su interpretación errónea por varias agencias de información conllevó una desinformación a escala internacional.
En vísperas de la visita del líder chino a Rusia, la televisión central (CCTV) del gigante asiático informó que Rusia y China firmaron un acuerdo marco sobre el suministro de veinticuatro aviones Su-35 y cuatro sumergibles diesel-eléctricos clase Amur. La firma de esos acuerdos ya habían sido citados por medios de información de Rusia a finales del año pasado. Entonces, la prensa rusa publicó también varios detalles de estos acuerdos mencionados asimismo en el reportaje de CCTV.

El error consistió en vincular esas negociaciones con la visita del presidente chino a Rusia. En realidad, los proyectos concretos en el ámbito de cooperación militar ruso-china no suelen abordarse por los mandatarios de ambos países. Los líderes sólo esbozan las direcciones generales de la cooperación bilateral.
En las negociaciones que sostuvo el presidente ruso Vladímir Putin con su homólogo chino Xi Jinping no se abordó el tema de la cooperación militar. Es lógico. Tras la suscripción del memorando de entendimiento, las respectivas empresas de Rusia y China, así como los Ministerios de Defensa y otros departamentos especiales de ambos países se encargaron de la preparación de los respectivos contratos. Estas organizaciones tienen que acordar los precios, las condiciones de suministro, las exigencias concretas hacia los productos, la protección de los derechos de propiedad intelectual, el mantenimiento posventa, etc. Este trabajo puede continuar durante muchos años. Tales negociaciones tienen carácter técnico y pueden sostenerse sólo por los expertos. La participación de los dirigentes políticos de ambos países en estas negociaciones es inoportuna.

Las decisiones clave en el ámbito de la cooperación militar ruso-china las toma una comisión intergubernamental ruso-china para la cooperación militar formada en 1992. Los copresidentes de esta comisión son los ministros de Defensa de Rusia y China y sus reuniones se celebran en Moscú o Pekín anualmente. Se puede esperar las noticias sobre el desarrollo de la cooperación militar ruso-china durante las reuniones de esta comisión.
Mientras, las negociaciones sobre el suministro de los cazas Su-35 y submarinos Amur-1650 a China están en la etapa inicial y no se sabe si éstas lleguen a su fin durante la próxima reunión de la comisión intergubernamental ruso-china.

A diferencia de la información de CCTV, en caso de que las partes firmen estos contratos, no se tratará de la mayor venta de armas de Moscú a Pekín en los últimos diez años. Los suministros del armamento y material bélico ruso a China nunca ha sido suspendido. Por ejemplo, sólo en 2010, se cumplió un contrato importante para el suministro a China de quince grupos de sistemas de defensa antiaérea S-300PMU2. A día de hoy, está cumpliendo el contrato para el suministro a China de diez aviones Il-76 de los arsenales de la Fuerza Aérea de Rusia.
 Aunque durante la visita de Xi Jinping a Moscú las partes no abordaron proyectos concretos del suministro del armamento y material bélico ruso a China, esta visita puso de relieve un crecimiento de la confianza mutua entre los dos países en el ámbito de la defensa y seguridad. Por ejemplo, Xi Jinping fue el primer líder de otro país que visitó el Centro de mando operativo de las Fuerzas Armadas de Rusia. En las condiciones del clima político favorable, la cooperación ruso-china tiene todas las oportunidades de superar los indicadores de los años anteriores.


Autor: Vasili Kashin
Fuente
Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO