4/18/2013
0


Los científicos han encontrado una pequeña pero significativa desaceleración en la nave espacial Pioneer en su viaje a través del espacio interestelar.

Desde hace varios años, los analistas de la NASA han informado de un lento pero constante "tirón" de las naves espaciales Pioneer 10 y 11, en tanto se dirigen hacia afuera en direcciones opuestas del Sol. Según el modelo de gravedad del universo bajo el que se ve limitada la investigación observacional, el equipo de investigación no tiene una explicación para lo que se ha denominado la "Anomalía Pioneer".

La Pioneer 10 fue lanzada desde Cabo Cañaveral el 2 de marzo de 1972, para una primera misión de sobrevuelo a Júpiter. Fue la primera nave espacial en llegar a Júpiter y enviar las primeras imágenes del planeta gigante. Su última señal fue recibida el 23 de enero de 2003, cuando estaba a casi 13 mil millones de kilómetros de la Tierra. La Pioneer 10 fue el objeto más remoto lanzado por el hombre al espacio hasta que la Voyager 1 la superó.

La Pioneer 11 fue lanzada el 5 de abril 1973, en una misión similar, excepto que fue enviado en la dirección opuesta al movimiento del Sol a través de la galaxia. A diferencia de la Pioneer 10, cuya trayectoria iba hacia arriba y fuera del plano de la eclíptica, la Pioneer 11 fue dirigida hacia Saturno y las más remotas regiones del sistema solar, pasando a 21.000 kilómetros de las nubes superiores de Saturno.
El 30 de noviembre de 1995, la Pioneer 11 llegó al final de su fuente de alimentación y se silenció para siempre.
El efecto al que se refieren los científicos de la NASA es el cálculo de la distancia de ambas sondas. Cada una parece estar fuera de curso en cientos de miles de kilómetros y nadie parece entender por qué. Las sugerencias que buscan una causa de la desaceleración van desde lo cómico a lo artificioso:

"La materia oscura actúa como medio de fricción, creando un arrastre."
"El espacio multi-dimensional está actuando sobre las sondas de manera que no se entiende."
"La gravedad no se comporta como la teoría sugiere que debería comportarse."
"La energía oscura se observa en su actividad anti-gravitacional."
"La 'cinética cuántica' teoriza que subatómicas fuerzas están actuando en las sondas de manera inesperada e indetectable."
En un anterior artículo sobre la sonda WMAP y el fondo cósmico de microondas, donde los astrónomos detectaron un "agujero en el espacio" ha demostrado ser nada más que una ilusión resultante de las teorías que abogan por la cosmología del Big bang. En el caso de la anomalía Pioneer, una parecida ceguera intelectual está abrumando la capacidad de los observadores convencionales que les impide ver lo que realmente está sucediendo. A medida que la letanía de "posibilidades" crece más hacia lo esotérico, se alejan cada vez más del meollo del asunto: las corrientes eléctricas del espacio.
La metodología del efecto Doppler se utiliza en las observaciones del Pioneer 10. Cada cierto tiempo, se emiten señales de microondas a la nave para medir el tiempo de retorno de la señal. La distancia que la sonda ha recorrido se puede determinar a través de cálculos de distancia, tiempo y velocidad.
 La discrepancia asciende a una pequeña pero medible cantidad.
De acuerdo con nuestro comprensión actual de la gravedad, durante los últimos 34 años, la Pioneer 10 y la 11 deberían haber viajado más de 400.000 kilómetros más allá de lo que han viajado. Como afirma el investigador de la NASA, Slava Turyshev:

"Esta incapacidad para explicar la anómala aceleración de la nave espacial Pioneer con la física convencional ha contribuido a la creciente discusión sobre su causa."

Sin embargo, ya en el día 20 de marzo de 2002 el teórico eléctrico, autor y orador Wal Thornhill, escribió:
"Tras el lanzamiento, la nave espacial acepta electrones del plasma el espacio circundante, hasta que el voltaje de la nave es suficiente para repeler electrones adicionales. Cerca de la Tierra se sabe que, una nave espacial puede alcanzar un potencial negativo de varias decenas de miles de voltios respecto a su entorno.
 De tal manera que, en el espacio interplanetario, la nave espacial se convierte en un objeto cargado que se mueve en el débil campo eléctrico solar.
 Al estar cargados negativamente, se experimentará un infinitesimal "tirón" hacia el Sol con carga positiva.
De mayor importancia es el hecho de que el gradiente de voltaje, que es el campo eléctrico, permanece constante en su través por el espacio interplanetario.
 En otras palabras, la fuerza de retardo de la nave no disminuye con la distancia del Sol. Este efecto es lo que distingue el modelo eléctrico de todos los demás, ya que todas las demás leyes conocidas disminuyen su fuerza con la distancia.
 Este efecto es real y tendrá un impacto fundamental en la cosmología y en la navegación espacial, así pues, el Pioneer 10 confirma el modelo eléctrico
de las estrellas."


Fuente
Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO