4/04/2013
0
Los huesos son capaces de regenerarse si sufren daños leves, pero si el daño supera un cierto grado, el hueso carece de la capacidad de reparación. Cuando las rupturas son demasiado grandes, los huesos necesitan que se les ayude.

Para ello, en la actualidad se insertan clavos de metal o de otros componentes para ayudar al hueso a repararse, componentes que tienen, entre otros, el inconveniente de que necesitan una segunda operación para ser extraídos.

Pensando en estas limitaciones, investigadores de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) han incorporado biovidrio al polímero biodegradable que se usa en los implantes óseos. De ese modo han conseguido un material más rígido que favorece la regeneración del hueso y evita las segundas intervenciones que se efectúan en los pacientes con implantes metálicos.

José Ramón Larrañaga y Aitor Sarasua, del Departamento de Ingeniería de Materiales de la UPV/EHU sintetizaron y dieron forma a bioimplantes con un polímero biodegradable como componente principal, es decir, un material que desaparecerá gradualmente a medida que el hueso ocupe su propio lugar, y biovidrio, un agente bioactivo que ayuda al hueso a regenerarse y da a los polímeros propiedades mecánicas difíciles.

El sistema de polímero biodegradable y biovidrio es más rígido y más resistente que el polímero solo, según sus estudios, publicados en Polymer Degradation and Stability. Después de que el material sustituye temporalmente al hueso y lo alienta a regenerarse, poco a poco desaparece a medida que éste vuelve a su lugar.

"Esto elimina la necesidad de las segundas operaciones requeridas hoy en día para eliminar los clavos y otras partes que se insertan con el fin de apoyar de alguna manera los huesos en importantes interrupciones por encima de un tamaño crítico, con todas las ventajas que tiene desde toda una serie de perspectivas", explica Sarasua.

Como el polímero es demasiado blando, en este trabajo se le ha añadido biovidrio, un agente bioactivo que favorece la regeneración ósea, además de dotar al polímero de propiedades mecánicas resistentes, por lo que el sistema composite polímero biodegradable/biovidrio es más rígido y resistente que el simple polímero.

Los materiales para implantes tienen que cumplir una serie de requisitos antes de que se puedan utilizar en aplicaciones terapéuticas: deben ser biocompatibles, lo que significa que no deben dañar las células o el propio organismo, y biodegradables, una propiedad muy interesante que hace que el cuerpo fácilmente los convierta en productos metabólicos que no son tóxicos para el organismo. Pero otros factores también se deben tener en cuenta: la robustez mecánica y la naturaleza sencilla del proceso de producción, por ejemplo.


20minutos.es
Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO