4/21/2013
0

Tamerlan y Dzhokhar Tsarnaev, los hermanos de origen checheno sospechosos de cometer los atentados de Boston —que causaron tres muertos y cerca de 170 heridos—, podrían haber actuado solos, según las primeras investigaciones del caso, como indicó el jefe de Policía de la localidad de Watertown, Edward Deveau, a la cadena CNN.

Pero esto que dice el jefe policial no se puede asegurar con certeza, ya que la inteligencia estadounidense, y las fuerzas de seguridad que participaron en el operativo no pueden corroborarlo, ni tampoco por qué decidieron colocar los artefactos explosivos en Boston. La clave estará en el interrogatorio a Dzhokhar, de 19 años, y que se encuentra ingresado en un hospital al que fue trasladado tras su detención, y en el que está siendo tratado de las heridas que supuestamente sufrió en su huida en la noche del jueves y que le llevaron a ocultarse en un barco de recreo en el patio trasero de una casa en Watertown, al oeste de Boston.

Además, según ha indicado una fuente oficial anónima a la cadena CNN, Dzhokar Tsarnaev tiene lesiones en la garganta que podrían impedirle el habla. El oficial no especificó si los daños causados privarían al joven de la capacidad del habla de manera irreversible.


Según el Gobernador de Massachusetts, Deval Patrick, el estado del sospechoso es "grave, pero estable, aunque por el momento no es capaz de comunicarse". "Tenemos millones de preguntas que hacerle, esperamos que sobreviva", expresó Patrick en relación al inexplicable giro de la vida de los hermanos Tsarnaev como vecinos de Cambridge hacia el radicalismo.

De hecho, con el objetivo de poder llegar hasta el fondo del asunto, el FBI y la CIA no leerán sus derechos básicos al joven, conocidos como Miranda Rights, para que no pueda acogerse a permanecer en silencio cuando se realice el interrogatorio.

El sospechoso será interrogado por un "grupo de alto nivel" formado por miembros del FBI y la CIA que se encarga de los casos de terrorismo, quienes se remitirán a esta excepción de la justicia estadounidense en casos de peligro para la seguridad pública.

Tras casi una hora de negociación y varios intercambios de disparos con la imponente fuerza de grupos de elite de agencias federales, policía estatal, equipos SWAT de Boston y Guardia Nacional, Dzhokar se entregó malherido.


Rusia pidio al FBI investigar a Tamerlan

Rusia pidió al FBI en 2011 que investigara a uno de los sospechosos del atentado de la maratón de Boston, el ya fallecido Tamerlan Tsarnaev, según ha informado este sábado una fuente de seguridad estadounidense.

Este viernes, el FBI señaló que durante la investigación, en la que se comprobaron su actividad en Internet, su participación en asociaciones y sus registros de viaje, entre otras cosas, no encontraron, en ese momento, "indicios de ninguna actividad terrorista".

Tamerlan Tsarnaev, de 26 años, murió el jueves por disparos de la Policía, algo a lo que contribuyó su hermano, que le arrolló con el coche en el que huía, según reveló la policía de Watertown.


Un día de tensión

Todo esto ocurrió en la localidad de EE UU de Watertown, a las afueras de Boston, que fue el escenario final de la persecución de ambos sospechosos después de que huyeran del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) tras acabar con la vida de un oficial de policía.

Ambos emprendieron una huida que finalizó en ese municipio, donde los dos hermanos comenzaron un intercambio de disparos con la Policía, en un tiroteo en el que falleció el mayor de ellos, Tamerlan, y tras el cual Dzhokhar se dio a la fuga. De hecho,

Según el jefe policial Deveau, en el lugar donde se mantuvo el primer choque entre las fuerzas de seguridad y los sospechosos, los agentes de seguridad encontraron pistolas, un rifle y al menos seis bombas, de las cuales creen que explotaron tres.

Un oficial fue el primero en encontrar los dos coches que los hermanos conducían en la madrugada del viernes, pero antes de que el agente pudiera obtener apoyo de otras unidades, ambos se bajaron de los vehículos y comenzaron a disparar.


"Saltaron fuera del coche y comenzaron a disparar contra nuestro oficial de policía. Ambos dispararon con rifles y pistolas. Él estaba bajo fuego directo, y muy cerca. Así que tuvo que recular e intentar poner un poco de distancia", explico Deveau.

Otros cinco policías, dos de ellos que acababan de terminar sus turnos, llegaron al lugar minutos más tarde y se desató un intenso tiroteo en el que uno de los oficiales recibió un disparo en la ingle, apuntó. "Calculamos que hubo más de 200 disparos en un periodo de cinco a diez minutos", dijo Deveau.

"Uno de los hermanos lanzó un explosivo a los oficiales. Más tarde se descubrió que era una bomba en olla a presión, similar a las utilizadas en el maratón del lunes, dijo el jefe de policía de Watertown.

Después de ese intercambio de disparos, el más joven de los Tsarnaev se escondió en el municipio sin que las fuerzas de seguridad pudieran dar con él, pese a peinar la zona durante horas de manera exhaustiva.

Finalmente, a las 20.45 hora local, la policía capturó al joven después de que un vecino encontrara rastros de sangre en el bote que guardaba en su patio trasero, no sin antes producirse otro intercambio de disparos con las fuerzas de seguridad.

Dzhokhar Tsarnaev fue arrestado vivo pero sufría heridas producidas tras el enfrentamiento policial que acabó con la vida de su hermano.


Vuelta a la tranquilidad en Boston

Boston recupera la normalidad tras sufrir un toque de queda para dar con el segundo sospechoso de los atentados de la maratón, sobre los que las autoridades aun desconocen los motivos.

Pese a que parte de la fuerte presencia policial y de la Guardia Nacional se mantiene en la ciudad, los bostonianos ya caminan por las calles, en un ambiente mucho más distendido tras la extrema tensión vivida aquí durante cinco días.

Este viernes por la noche, grupos de personas en Watertown, Cambridge y Boston, escenarios de la carrera violenta de los hermanos Tamerlan y Dzhokhar Tsarnaev, salieron a la calle para celebrar con banderas y gritos de U-S-A el fin de una tragedia que comenzó el lunes con dos bombas en la recta final de la maratón internacional de la ciudad que provocaron 3 muertes y 176 heridos.

La mejor medida de la normalidad en Boston es la celebración del primer encuentro de los Red Sox (Medias Rojas, equipo de béisbol) en el Fenway Park, donde miles de personas rindieron homenajes a las víctimas y a los 58 heridos que aún permanecen en el hospital, mucho de ellos recuperándose de amputaciones.

Los miembros de policía y miembros de las fuerzas especiales de los SWAT estuvieron presentes en el estadio, pertrechados con sus uniformes de batalla, mientras por megafonía se agradecía su papel en el gigantesco despliegue de 10.000 agentes de policía local, estatal federal y Guardia Nacional que participaron en la detención.

También en un partido del equipo de hockey de la ciudad, los Bruins, los aficionados levantaron banderas estadounidenses y lucieron camisetas con la frase Boston Strong (Boston Fuerte), que se ha convertido en un lema tras los atentados.

La fuerte presencia policial se mantiene por el momento en la escena de los atentados del maratón, que sigue cerrada al público.





Fuente 
Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO