4/05/2013
0

El láser podría servir para acabar con las adicciones. Científicos norteamericanos han logrado con láser acabar con la adicción a la cocaína. Lo han hecho en ratones, estimulando una parte del cerebro con luz láser. Así han limpiado el comportamiento adictivo a la cocaína, pero de igual modo han podido convertir a roedores no adictos en buscadores compulsivos.

El estudio de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) estadounidenses y la Clínica y Centro de Investigación Ernest Gallo en la Universidad de California San Francisco (UCSF), en (EE UU) demuestra el papel central que la corteza prefrontal desempeña en la adicción a la cocaína compulsiva.

Los hallazgos de esta investigación –publicada en la revista Nature– también sugieren un nuevo tratamiento que podría ser probado en humanos inmediatamente, según  Antonello Bonci, director científico del programa de investigación intramural en el Instituto Nacional de Abuso de Drogas (NIDA) del NIH.

Para probar si la alteración de la actividad en la corteza prefrontal podría afectar a la adicción, el autor principal, Billy Chen, del NIDA y sus colegas emplearon una técnica llamada optogenética para cerrar la actividad y apagarla mediante un láser.
 
Primero cogieron unas proteínas sensibles a la luz llamadas rodopsinas y mediante ingeniería genética las insertaron en las neuronas de la corteza prefrontal de la rata. Mediante la activación de esta región con un láser dirigido a las rodopsinas, encendieron y apagaron las células nerviosas.

Luz en la corteza prefrontal

El encendido de estas células acabó con la conducta compulsiva, mientras que el apagado convirtió a los no adictos en adictos, según descubrieron los investigadores. "Cuando encendemos una luz láser en la región prelímbica de la corteza prefrontal, la búsqueda compulsiva de cocaína desaparece", explica Bonci.

Los estudios electrofisiológicos que implicaron a ratas han demostrado que tienen actividad extremadamente baja en la corteza prefrontal, una región del cerebro fundamental para el control de impulsos, la toma de decisiones y flexibilidad de comportamiento.

Estudios similares que toman imágenes de los cerebros de los seres humanos han mostrado el mismo patrón de actividad baja en esta región en personas que están enganchadas a la cocaína.

Según Bonci, lo que hace que este nuevo trabajo sea prometedor es que que han trabajado con un modelo animal que reproduce este tipo de adicción compulsiva a la cocaína. Lo interesante es que no hay una manera de inducir una activación similar de la corteza prelímbica en las personas a través de la estimulación magnética transcraneal, en la que se aplica un campo electromagnético externo al cerebro y se ha utilizado como un tratamiento para los síntomas de la depresión.


Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO