3/21/2013
0
Cada vez está más asentada la idea de la llegada, primero, de un iPhone 5S, de estética similar al actual iPhone 5, y segundo, de un iPhone 6 que probablemente introduciría algunos cambios externos. En esta ocasión, el prototipo es un diseño curvado y con materiales resistentes que evitaría a los usuarios tener que usar una carcasa o funda protectora para evitar los arañazos.

El actual modelo, el iPhone 5 con pantalla de 4 pulgadas, se siente y percibe más ligero que los modelos anteriores. Así, a pesar del aumento de su display en media pulgada solo tiene un grosor de 7,6 milímetros y un peso de 112 gramos. Recordemos que el iPhone 4S pesa 140 gramos y tiene un grosor de 9,3 milímetros. ¿Y el iPhone 6? ¿Cómo será?

Si nos fijamos en la evolución de los terminales de Apple, sin perder parte de su estética inicial, se han ido introduciendo modificaciones que han llevado al iPhone 5 a convertirse en un terminal con muy poco grosor, muy ligero, con el mismo ancho que el iPhone 4S pero más alto. Cuando el iPhone 5S y el iPhone 6 lleguen al mercado, es posible que no percibamos muchos cambios externos en el primero pero sí en el segundo dado que Apple debe tener en cuenta las modificaciones en los hábitos y comportamientos de los usuarios.

Posibles cambios

Uno de los primeros parámetros que seguro ya está valorando Apple para su iPhone 6 es el aumento de la pantalla. Toda la competencia directa de la compañía de la manzana cuenta con dispositivos que superan las 5 pulgadas, dentro del segmento de los phablet, y mientras tanto, el iPhone 5 “solo” tiene 4 pulgadas. Esto significa que uno de los dos nuevos iPhone que esperamos tendría que ponerse al día con esta tendencia. Otra cuestión es lo que los seguidores de Apple opinen sobre el tema, pero lo que es evidente es que los terminales con pantallas grandes, están triunfando en el mercado.

Por otro lado, además del tamaño, también hay que contemplar posibles cambios estéticos. De hecho, el iPhone 5 ha sido criticado porque su carcasa, sobre todo la de color negro pizarra, se arañaba con demasiada facilidad. Esto supone que Apple no solo debe trabajar sobre las dimensiones y peso o el posible incremento del tamaño de la pantalla, sino en buscar un diseño resistente que también proteja al terminal de posibles daños superficiales. La foto que os mostramos, de Product Reviews, nos presenta un iPhone 6 curvado, robusto y difícil de arañar gracias a un acabado metálico mucho mejor que el que tiene el actual iPhone 5. Si el futuro iPhone consiguiera algo similar a esta opción, no sería necesario comprar una carcasa o una funda que, además de proteger, también oculta el diseño original.


Fuente
Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO