3/14/2013
0
El meteorito llamado Polonnaruwa, que cayó el 29 de diciembre en Sri Lanka, continúa siendo una atracción científica después que los análisis publicados en la revista Journal of Cosmología el 10 de enero pasado arrojaron la presencia de fósiles de algas diatomeas y células de la característica lluvia roja.

Los estudios se desarrollaron en el Centro de Astrobiología de la Universidad de Buckingham, en la Escuela de Matemáticas de la Universidad de Cardiff, ambos del Reino Unido, y en el Instituto de Investigaciones Médicas de Colombo, Sri Lanka.

La investigación reveló la presencia de fósiles de diatomeas y la evidencia de células morfológicamente similares a las células rojas que pudieron haber contribuido a la lluvia roja que siguió días después de la caída del meteorito en la parte central de Sri Lanka.

“Los nuevos datos sobre los fósiles de diatomeas proporcionan una fuerte evidencia para apoyar la teoría de la panspermia cometaria”, reportó en su estudio el astrofísico británico de la Universidad de Buckingham, Nalin Chandra Wickramasinghe, sostenedor de la creencia que sugiere que la vida en la Tierra viene del espacio, donde se encuentra esparcida.

El meteorito se desintegró en la aldea Araganwila, a cierta distancia de la histórica ciudad de Polonnaruwa. Es poroso y de composición característica del tipo condrita carbonácea con finos granos de olivina.

La muestra resultó muy similar al meteorito Maribo del tipo condrita, que cayó en Dinamarca el 17 de enero de 2009, señaló el Dr. Wickramasinghe, al analizar los estudios de 2011, “aunque su porosidad parece ser significativamente menor”, reportó. Este meteorito fue identificado como un fragmento del extinto cometa Encke.

Lo llamativo del meteorito de Polonnaruwa, en Sri Lanka, fue que luego de su caída se produjo una particular lluvia roja que fue analizada por Anil Samaranayake del Instituto de Investigaciones Médicas de Colombo.

Estaba compuesto por glóbulos rojos similares a los caídos en la lluvia roja de Kerala, en el año 2001, totalmente diferentes a cualquier célula terrestre.

Respecto a las diatomeas, éstas son un tipo de fitoplancton unicelular que ya habían sido estudiadas en 1986 en otras investigaciones de meteoritos. Richard Hoover de la NASA, identificó a su vez fósiles de cianobacterias en meteoritos carbonáceos.

Según el estudio de Buckingham, comparando las imágenes de las diatomeas del meteorito y las modernas diatomeas, la Sellaphora blackfordensis, “no se puede dudar de la identidad de la primera”, dice el Dr. Wickramasinghe y el Dr. J. Wallis de la Universidad de Cardif.

“Hacemos hincapié, que la contaminación está decisivamente descartada debido a que la estructura en el meteorito es un objeto fosilizado, y fósiles de diatomeas no estaban presentes cerca dela superficie de la Tierra para contaminar la caída del nuevo meteorito”.

“La identificación de diatomeas fosilizadas en la Polonnaruwa meteorito está firmemente establecida y es intachable. Este meteorito se considera un fragmento del cometa extinto, de esta manera es justificada la idea de la vida microbiana llevada por los cometas y la teoría de la panspermia cometaria”, concluyeron el Dr. Wickramasinghe y el Dr. Wallis.

El meteorito de Polonnaruwa, de Sri Lanka continúa siendo estudiado y su participación en la lluvia roja continúa siendo un enigma.


lagranepoca.com
Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO