3/06/2013
0


Paleontólogos descubrieron los restos fósiles de un camello gigante que vivió en el extremo norte ártico de Canadá hace unos tres millones y medio de años, en el plioceno medio, cuando en la zona había un bosque boreal durante una fase de calentamiento global del planeta.

Los 30 fragmentos de una tibia hallados en la isla de Ellesmere, en el territorio autónomo de Nunavut, representan el registro más septentrional que se tiene de los camellos primitivos, cuyos antecesores surgieron en Norteamérica hace 45 millones de años, señala el estudio dirigido por el Museo Canadiense de la Naturaleza y publicado ayer en Nature Communications.

“Es un descubrimiento importante porque proporciona la primera evidencia de camellos en la región del alto Ártico y amplía en 1,200 kilómetros hacia el norte el rango en el que se movía esta especie en Norteamérica, señala una de sus autoras, Natalia Rybczynski.

El hallazgo “sugiere que el linaje al que pertenecen los camellos modernos pudo adaptarse originalmente a vivir en el entorno de un bosque ártico”, añade.

Algunas características de los camellos modernos, como sus anchos pies planos, sus grandes ojos y sus jorobas de grasa, pueden ser adaptaciones derivadas de la vida en un entorno polar, indica.

Los restos fueron encontrados durante trabajos de campo en los veranos de 2006, 2008 y 2010 en un montículo en el sitio de Fyles Leaf Bed, un depósito de arena cerca del fiordo de Strathcona en la isla de Ellesmere. Es del mismo linaje Paracamelus que habitó en Norteamérica durante millones de años.

Para confirmar que los fósiles eran de camello, se recurrió a una nueva técnica denominada huella de colágeno, la cual permite determinar el perfil de colágeno en los huesos.


cronica.com.mx
Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO