3/25/2013
0
Según un simulacro realizado por investigadores del Instituto Español de Oceanografía (IEO) y de la Universidad de Málaga (UMA).

Si se produjera un tsunami en el mar de Alborán, el agua podría penetrar entre 200 y 400 metros tierra adentro en el litoral de la Costa del Sol. La gran ola llegaría en doce minutos al cabo Tres Forcas, en la costa africana, y en veintidós minutos a las costas de Granada y de Almería. Estos son algunos de los resultados del simulacro realizado por investigadores del Instituto Español de Oceanografía (IEO) y de la Universidad de Málaga (UMA).

La onda inicial tendría 14 metros de altura y 25 de profundidad, una velocidad media de propagación de 250 kilómetros por hora y una velocidad máxima de 400 kilómetros por hora, por lo que tardaría unos 38 minutos en llegar al litoral malagueño, con una elevación al alcanzar la costa de unos ochenta centímetros, ha explicado Jorge Macías, profesor del Departamento de Análisis Matemático de la UMA.

Causada por un desplazamiento de mil millones de metros cúbicos de sedimentos submarinos -volumen similar al que ocuparían 3.023 estadios de fútbol como el Santiago Bernabéu-, la gran ola simulada se propagaría más rápidamente hacia el sur y alcanzaría en veintidós minutos las costas de Granada y de Almería.

Al llegar a la costa, la onda se ralentizaría pero alcanzaría una mayor altura, por encima de los ochenta centímetros iniciales, ha precisado en rueda de prensa Macías, que ha añadido que la penetración del agua depende de la topografía de la costa en cada punto.

En el estudio, centrado en un deslizamiento producido hace más de 20.000 años en la Dorsal de Alborán, se han utilizado cien millones de datos para definir la topografía y la batimetría de la zona y se han resuelto 36.000 sistemas de 330 millones de ecuaciones para hacer una hora de simulación, algo que con ordenadores convencionales llevaría unos 300 días, pero que con los que se han empleado del Laboratorio de Medios Numéricos de la UMA ha supuesto sólo doce horas.

La simulación se centra en un deslizamiento producido hace más de 20.000 años, según las estimaciones, en la Dorsal de Alborán, un monte submarino con más de mil metros de altura respecto al fondo cuya única superficie emergida es la isla de Alborán.

La actividad tectónica en la zona ha causado deslizamientos tanto en la ladera septentrional como en la meridional, y este estudio ha simulado cómo pudo ser el tsunami generado por uno de esos deslizamientos.
El riesgo de que se produzca en la actualidad un tsunami de grandes dimensiones es bajo, porque la actividad sísmica en el mar de Alborán es muy numerosa, pero de baja magnitud.



Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO