3/29/2013
0

En la noche del jueves al viernes el líder norcoreano Kim Jong-un ordenó poner las tropas de cohetes en estado del combate. Los blancos potenciales son la parte continental de EEUU, las bases norteamericanas en Corea del Sur y en el Pacífico. El decreto fue firmado después de que dos bombarderos estratégicos “invisibles” de EEUU por primera vez realizarán el ensayo de lanzamiento de bombas en Corea del Sur.

Las bombas inertes de entrenamiento fueron arrojadas a doscientos kilómetros de la zona desmilitarizada. Esta divide la península de Corea en dos Estados. Los bombarderos que pueden portar armas nucleares, participaron en el marco de los simulacros militares norteamericano-surcoreanos Águila Joven.

En Pyongyang calificaron estos ejercicios de burda provocación y preparación de un ataque de EEUU a Corea del Norte. Hoy, viernes, conforme a las fuentes surcoreanas, en las bases de misiles de alcance largo y medio de Corea del Norte se observa una actividad febril. En particular, ha aumentado mucho la circulación de medios de transporte y de personal militar.
La situación entre el Norte y el Sur de la península está tensa como nunca en los últimos decenios, dijo a nuestra radio el experto del Instituto de Economía de la Academia de Ciencias de Rusia Gueorgui Toloraya.
 —Nadie quiere la guerra. Sería tan costosa y sangrienta que las partes lisa y llanamente no están listas para desatarla. Pero, lamentablemente, en la realidad el escenario puede ser mucho más catastrófico.

Es suficiente un accidente ocasional. Cuando las tropas se encuentran en estado de alerta, pueden desatar un conflicto. En este caso no está claro cómo apagarlo, si el conflicto no hace parte del propósito de la dirección política de ambos países. La situación de veras es peligrosa. Ambas partes deben cesar las provocaciones mutuas, tranquilizarse e incluso pasar a la discusión de sus problemas a la mesa de negociaciones.

Entretanto, el riesgo de provocaciones no es un tigre de papel. Es decidor un incidente ocurrido en la zona desmilitarizada. A un soldado surcoreano le pareció que en unos arbustos cercanos había alguien. Abrió el fuego, después el servicio de reconocimiento no detectó a nadie, pero el Ejército de Corea del Sur fue puesto en estado de alerta frente a una amenaza norcoreana.
Entretanto, EEUU dio a entender a Corea del Sur, Japón y a otros aliados que reaccionarán en serio a las provocaciones de Corea del Norte. El ministro no precisó en qué forma puede expresarse esta reacción.


Fuente
Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO