2/28/2013
0


Un laboratorio de robótica se está creando en Kaliningrado, enclave ruso entre Polonia y Lituania.
Profesores y alumnos de la Universidad Federal del Báltico se encargarán de enseñar a robots habilidades propias del ser humano. Todos ellos confían en que de aquí en dos décadas los androides podrán reemplazar a los astronautas.

La ventaja del androide ante los demás tipos de robots consiste en tener las mismas proporciones que un ser humano: es bípedo, posee dos manos mecánicas y un motor en lugar del corazón. En otras palabras, está provisto de dispositivos que le permiten diferenciar imágenes, identificar a personas y orientarse en el espacio. Un robot de ese tipo está en condiciones para trabajar en órbita, dijo a La Voz de Rusia el rector adjunto de la Universidad Federal del Báltico para el desarrollo innovador, Timur Gareev:

–El androide es idóneo para esta labor porque puede utilizar los mismos instrumentos y accesorios que el ser humano. No hace falta enviarle a la estación orbital taladros, mandriles u otras herramientas de diseño especial. Lo que hay que hacer es enseñarlo a cumplir bien las operaciones requeridas.

En la Universidad del Báltico van a estudiar dos “alumnos” androides. Uno de ellos es extranjero, un androide programable francés del modelo NAO. Es una plataforma universal para estudios de robótica que se usa en muchos centros docentes nacionales y extranjeros. El otro “alumno” es ruso”. Es el favorito de la Universidad del Báltico. El robot único AR-600 desarrollado por el centro científico-industrial ruso Tecnologías Androides. Es un robot humanoide con inteligencia artificial y habilidades de posicionamiento y comunicación. La Universidad del Báltico lo incorpora a su matrícula a partir de marzo. Será la única en tener un androide de ese tipo. El laboratorio que se está creando servirá justamente para desarrollar las habilidades de los robots antropomorfos, explica Timur Gareev:

–Es un laboratorio especial para que el androide pueda mejorar sus habilidades y aprender nuevas técnicas. El trabajo abarcará la totalidad del sistema, desde los equipos de navegación, posicionamiento, estabilización y prensión hasta el software, inteligencia y otras características.

 Aunque la robótica está en boga, el esfuerzo investigador se centra principalmente en mecatrónica: el desarrollo de robots para tareas específicas, como un carrito automotriz para remover escombros en plantas nucleares accidentadas o manipuladoras de líneas automáticas de producción. Muy pocos investigadores se ocupan de la inteligencia artificial, y menos aun, de la de los androides. Ésta tarea es muy complicada, aclara el experto:
–Uno puede desarrollar la inteligencia artificial fuera de un robot humanoide. Simplemente estudiar el funcionamiento de las neuronas del celebro en modelos matemáticos de laboratorio. Esto se enmarca en el concepto de inteligencia artificial. El punto es que si uno se enfrenta a una máquina de proporciones similares al ser humano, esto es algo muy distinto de los carritos y sensores. Es sistema es diferente, es necesario lograr que no se caiga e imita los movimientos humanos aprendiendo.

Para los científicos de la Universidad Federal de Báltico, un robot es algo más que un robot. Es todo un polígono de pruebas para buscar solución a cientos y miles de tareas de matemáticas aplicadas e ingeniería.


spanish.ruvr.ru
Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO