2/26/2013
0


El óxido de cerio es el componente principal de una nueva tecnología prometedora que concentra energía solar y la utiliza para convertir eficientemente el dióxido de carbono y el agua en combustible.
Un reactor situado en la azotea de una vivienda podría producir alrededor de tres galones (12 litros) de combustible al día.

Investigadores estadounidenses y suizos han creado un pequeño reactor capaz de producir rápidamente combustible a partir de la luz solar, utilizando para ello agua, dióxido de carbono y óxido de cerio. El proceso es semejante al que utilizan las plantas para crecer.

El prototipo ha sido desarrollado por un equipo formado por investigadores del Instituto de Tecnología de California (EE. UU) y de la Escuela Superior Eidgenössische Technische y el Instituto Paul Scherrer de Suiza. Opera captando los rayos del sol y concentrándolas en un cristal de cuarzo, proyectando el haz de luz sobre un óxido de metal conocido como óxido de cerio o cerio.

El cerio exhala oxígeno cuando se calienta y lo inhala cuando se enfría.
El dispositivo utiliza un espejo parabólico para enfocar los rayos del sol en una cámara de reacción donde el cerio actúa como catalizador, disociando el agua y el dióxido de carbono. El agua pierde el oxígeno al enfriarse el cerio, y así se obtiene hidrógeno para las pilas de combustible, o una mezcla de monóxido de carbono e hidrógeno que se conoce como “syngas” (gas de síntesis).

Debido a que la energía solar está disponible en enormes cantidades en relación con el consumo de energía, la conversión de este recurso renovable pero intermitente en un combustible químico transportable y despachable puede garantizar el objetivo de un futuro energético sostenible...


diarioecologia.com
Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO