2/12/2013
0


El inusual espectáculo del Hombre Araña escalando, piso a piso, las paredes del Hotel Habana Libre (antiguo Habana Hilton), mantuvo al multitudinario público congregado en la céntrica esquina de L y 23, en el Vedado, literalmente con los nervios de punta y con el corazón en la boca durante el tiempo -para muchos interminable- que duró la riesgosa maniobra de ascenso de la archi-conocida edificación hotelera capitalina.

Alain Robert, el audaz escalador francés de cincuenta años, mundialmente conocido como el Hombre Araña y émulo del mítico personaje de ficción Spider-Man, hizo gala, una vez más, de sus habilidades e intrepidez para vencer y conquistar las más altascimas. Así, el hombre que ha escalado más de cien rascacielos en el mundo y que confiesa que escala sencillamente porque se siente libre de toda clase de ataduras y de impedimentos, luego de haber desafiado el miedo, el vértigo y el peligro de las alturas, saludó a los espectadores que presenciaban su ascenso, blandiendo en sus manos una bandera cubana y manifestando sus satisfacción por encontrarse en esta isla y haber actuado para los cubanos.


Por otra parte, el hombre que ha vencido los más increíbles obstáculos realizando las mayores proezas, pese a su condición de discapacitado, dijo haber escogido esta instalación de 27 pisos y 126 metros de altura sobre el nivel del mar, por ser todo un símbolo de la Revolución Cubana, ya que en ella tuvo sus oficinas el Comandante Fidel Castro en los primeros meses del año 1959.


Algo que llama poderosamente la atención y que sin dudas añade un elemento de atracción a la personalidad de Alain Robert, es la tenacidad y la total disposición de este francés cincuenteañero, para emprender hazañas de semejante naturaleza, aun cuando con ello su vida se encuentre pendiente de un hilo y se lo esté jugando todo en cada escalamiento, sean éstas las Torres Petronas, de Kuala Lumpur o el Hotel Burj Khalifa, con más de ochocientos metros de altura, en los Emiratos Arabes, en pleno Medio Oriente.


De este modo, la tarde de este lunes 4 de febrero del año 2013 quedará fija ya para siempre, como un grato e inolvidable recuerdo, en la memoria de todos aquellos que tuvieron la suerte de disfrutar y ver con sus propios ojos al legendario arácnido humano en plena actividad escalatoria, sonriéndole al abismo que abría sus fauces a sus espaldas, queriéndolo devorar, y como aferrándose al mismo aire gélido que soplaba sobre su rostro.


De seguro que todos los que tuvieron la oportunidad, única e irrepetible, de haber visto al Hombre Araña en plena acción, mañana tendrán algo verdaderamente emocionante y lleno de fantasía que contar a sus hijos y a sus nietos, algo parecido a un sueño, del que ellos mismos formaron parte.


spanish.ruvr.ru
Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO