1/25/2013
0


Uno de los dinosaurios más grandes de todos los que existen en el mundo, tenía un cerebro muy pequeño. Los científicos han estudiado el cráneo de un dinosaurio gigante, cuya edad es de unos 70 millones de años.

Ampelosaurus (Ampelozavr) fue encontrado en 2007 en Cuenca (Cuenca), España, durante la construcción del ferrocarril de alta velocidad que une Madrid con Valencia. Restos encontrados reptil atribuidos a dinosaurios saurópodos-, que se caracteriza por un cuello largo, cola larga y pasto comer. Fue la mayor creación de todos los encontrados previamente en la Tierra. Por otra parte, Ampelosaurus (Ampelozavr) pertenece al género titanosaurio, cuyo cuerpo estaba cubierto de escamas a menudo.


Por lo general, los saurópodos cráneo es frágil, por lo que los científicos no hubo datos suficientes para establecer conclusiones acerca de los dinosaurios cerebrales. Al escanear un cráneo encontrado por tomografía computarizada, los investigadores fueron capaces de crear un modelo de computadora en 3D de la ampelozavra cerebro. Se encontró que las dimensiones no superen una pelota de tenis.

Fabien Knoll, un paleontólogo del Museo Nacional Español de Ciencias Naturales, dijo: "Este lagarto puede alcanzar una longitud de 15 metros, sin embargo, su mente no estaba a más de 8 cm"

Los investigadores observan que en este grupo de animales no es un cambio en el tamaño del cerebro en el tiempo, tal como esto se puede observar en muchos mamíferos y aves.

El modelo de ordenador que muestra ampelozavra no era más que un cerebro pequeño, pero también el oído interno


Según los investigadores, puede estar a favor de lo que el dinosaurio no se percibe bien el sonido transmitido por el aire, pero es posible que tuviera una audiencia destinada a la percepción del sonido transmitido a través del suelo.

Además, el oído interno es responsable de equilibrio y el equilibrio. Lo más probable es que el animal era incapaz de movimientos rápidos, era herbívoros grandes y lentos.

Más información sobre el descubrimiento y la investigación se puede encontrar en la revista PLoS ONE, edición del 23 de enero de 2013.
Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO