10/16/2012
0


Un grupo de geoquímicos del Extremo Oriente procura infundir vida a una sustancia inanimada.

Los científicos quieren reproducir en un laboratorio el medio de las fuentes termales de la península de Kamchatka, que, según ellos, pudieron servir al inicio de la vida.

Los científicos del Instituto de Análisis Complejo de los Problemas Regionales de la Sección del Extremo Oriente de la Academia de Ciencias de Rusia desarrollan un experimento con una sustancia orgánica en disolución, la cual es sometida a altas temperaturas y presión. La evolución química no puede pasar a la biológica sin un determinado estrés –dijo a los medios el autor del programa de investigaciones Vladímir Kompanichenko. En suma, bajo determinada combinación de temperatura y presión, la sustancia inanimada puede cobrar vida. El científico llegó a tales conclusiones tras el estudio de las bacterias termófilas en Kamchatka. Ahora hay que reproducir en el laboratorio la cuna geotermal de la vida.

Los especialistas consideran que el experimento de los geoquímicos del Extremo Oriente es curioso. Es que se trata de un intento más de explicar el surgimiento de la vida en la Tierra. Pero muchos científicos se muestran escépticos ante los resultados del experimento. Éste difícilmente pueda sintetizar la vida –estima el biofísico Valentín Sapunov:

–En primer lugar, hasta ahora no sabemos qué es lo animado, no tenemos definiciones concretas y no comprendemos cómo se produjo el salto de lo inanimado a lo animado. Con tal ausencia de premisas y teorías, lo más probable es que el experimento no reporte nada nuevo. Crear una estructura como el gen o el ADN mediante de combinaciones fortuitas, es prácticamente imposible.

Ahora muchos científicos son propensos a pensar que la vida fue traída a la Tierra desde el espacio exterior –recuerda Valentín Sapunov. A tal versión del surgimiento de la vida se aferraban, por ejemplo, el científico sueco y Nobel de Química, Svante August Arrhenius, y el padre de la biogeoquímica rusa y autor de la teoría sobre la nooesfera Vladímir Vernadski.

Por otro lado, muchos otros científicos se atienen a otra teoría sobre el origen de la vida – la volcánica. Por primera vez fue promovida unos cuarenta años atrás por el vulcanólogo ruso Evgueni Marjinin, y ahora es desarrollada por un grupo científico norteamericano, encabezado por el ruso Evgueni Kunin del Instituto Nacional de la Salud de EEUU. Ellos consideran que por vez primera los organismos vivos aparecieron en las aguas de los lagos, a las que las fuentes geotermales de los volcanes proporcionaban calor y microelementos.

Todo parece indicar que el grupo científico dirigido por Vladímir Kompanichenko se basa en la hipótesis del biólogo soviético Alexandr Oparin. De acuerdo con esta teoría postulada en 1924, la vida surgió en el llamado caldo primitivo. Éste se formó bajo la presión de cargas eléctricas, altas temperaturas y radiación cósmica, y, presuntamente, existía en los acuíferos de la Tierra cuatro millardos de años atrás. Este caldo de vida estaba compuesto de aminoácidos y polipéptidos. Los géiseres de Kamchatka se asemejan mucho a tal medio –estima Vladímir Kompanichenko.

Esta hipótesis tiene su grano racional –supone el docente de la Cátedra de Geoquímica de la Facultad de Geología de la Universidad Estatal de Moscú, Andréi Bichkov. Según él, los procesos endógenos, o lo que es lo mismo – ecológicos, ligados a la energía de las entrañas de la Tierra, pueden estimular el surgimiento de la vida. Pero, según Bichkov, es difícil garantizar la pureza del experimento, en el sentido literal de la palabra.

–Desde el punto de vista de la geoquímica sabemos que la vida surgió muy temprano en la Tierra. De esto se desprende que la vida debe está ligada sin falta a los principales procesos endógenos: el vulcanismo y los hidrotermales. No podemos estar seguros de que en cierto volumen de disolución o de roca no hay vida, de que no hay nada que se herede de la vida actual. Por eso pienso que la cuestión del origen de la vida es muy complicada.

A propósito, ya se hicieron experimentos de simulación del medio acuático y de la atmósfera de la Tierra en los primeros años de su existencia. A través del metano y de otros gases, que supuestamente existían en la atmósfera de la Tierra, se hacían pasar cargas eléctricas. Y meses después del inicio de los experimentos realmente aparecieron algunas moléculas orgánicas, aunque no se obtuvo ninguna célula, o sea que tampoco no había vida viva.

http://spanish.ruvr.ru/2012_10_13/Rusia-cientificos-geoquimicos-Extremo-Oriente-vida-sustancia-inanimada-fuentes-termales
Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO