2/01/2012
0

Mientras Beijing creó un centro de investigación para la gestión de políticas de energías renovables, esfera prioritaria del país en su esfuerzo por avanzar hacia un desarrollo sostenible, Washington presentó una nueva política energética centrada en las renovables y en reducir la dependencia del país del petróleo extranjero.

China
El Centro Nacional de Energías Renovables de China (Cnrec, por sus siglas en inglés) estudiará y redactará estrategias. Además, realizará investigaciones y programas de colaboración con la comunidad internacional, de acuerdo con fuentes oficiales. La institución permitirá resolver los problemas relacionados con la industria de las energías renovables, expresó en la ceremonia inaugural el subdirector de la Administración Nacional de Energía, Liu Qi. Explicó que el centro ayudará a las autoridades a crear una “hoja de ruta para el desarrollo” en las energías fotovoltaica y eólica, el biocombustible y otros recursos renovables, así como recopilar y analizar la información necesaria para legislar sobre el tema. Con fondos mayormente del gobierno y el Programa de Desarrollo de Energías Renovables entre China y Dinamarca, un proyecto conjunto de cinco años desarrollado por ambos países, la institución, elaborará soluciones en campos clave, precisó. Entre esos últimos señaló la distribución de las cuotas y la generación de electricidad con fuentes no fósiles. Liu será el primer presidente del comité administrativo del centro, integrado por siete miembros, según se conoció. China se propone reducir 17 por ciento las emisiones de dióxido de carbono para 2011-2015 y elevar en 11,4 el consumo de energías renovables, de acuerdo con los planes oficiales.

EE.UU.
En tanto, el presidente estadounidense, Barack Obama, presentó una nueva política energética centrada en las renovables y en reducir la dependencia del país del petróleo extranjero con el precio de la gasolina en máximos. En un acto en Coral Gables, en Florida, uno de los estados que será clave en las elecciones de noviembre, Obama reconoció que el aumento de los precios en la gasolina son como “un impuesto que sale directamente de los salarios” de los estadounidenses. Según Obama, es necesario garantizar “una producción segura y responsable de petróleo aquí en Estados Unidos”, al tiempo que se deben aumentar las inversiones en energías renovables como estrategias a largo plazo. Asimismo, el presidente estadounidense dijo que el país no puede seguir dependiendo en combustibles fósiles y son necesarias más inversiones en energías renovables en el futuro, algo que creará empleos en este sector. Según Obama, es hora de poner fin a un siglo de subsidios a una industria petrolera que ya “no es tan lucrativa” y apostar por las ayudas al “prometedor” sector de energía renovables. “No voy a abandonar la promesa de una energía más limpia”, aseguró el presidente, que recordó que es necesario aumentar la inversión tecnológica para ser más eficientes y competir en los mercados internacionales.



tuplanetazul.blogspot.com
Si sientes que este blog te es útil y que tiene contenidos interesantes puedes colaborar económicamente con su mantenimiento y evolución.
Via PAYPAL

SEGUIR POR CORREO